FINANZAS Y BANCA EN BOLIVIA

23 junio 2008

Las tasas de interés para el ahorro y el préstamo bajan

Los bancos disminuyeron la tasa de interés por los ahorros en moneda extranjera en al menos 1,1 por ciento respecto de la gestión 2006 y bajaron en el mismo porcentaje la tasa dirigida a la canalización de financiamiento a los sectores productivos y comerciales, aunque ahora exigen más garantías que dificultan el acceso de los demandantes de crédito en el país.

Así lo revelan los datos que publica el Banco Central de Bolivia (BCB) periódicamente.

El superintendente de Bancos y Entidades Financieras (SBEF), Marcelo Zabalaga, aseguró que mientras la economía no crezca a un ritmo de al menos el 8 por ciento, será difícil que los bancos retribuyan mejor a sus ahorristas (ver entrevista).

En cambio, los intereses que cobran las entidades financieras por los créditos que canalizan disminuyeron en los últimos años debido a la liquidez con la que cuentan y por la reactivación de la economía.

El ministro de Hacienda, Luis Arce, manifestó en varias oportunidades que la banca tenía el suficiente respaldo como para mejorar la tasa para los depósitos y reducir la de los créditos al sector productivo.

Los datos del BCB al 15 de junio de este año revelan que las tasas pasivas (para ahorro) promedio en los bancos en moneda extranjera se sitúan en 2,3 por ciento, inferior al 3,4 por ciento de diciembre de 2006.

En moneda nacional la tasa se sitúa en 3,7 por ciento, levemente superior al 3,4 por ciento de hace más de un año.

El análisis por instituciones permite señalar, sin embargo, que existen bancos, como el Bisa, que por una caja de ahorro apenas pagan un 0,86 por ciento para depósitos en bolivianos y 1,4 por ciento en moneda extranjera (ver infograma).

Según los datos del BCB, el Banco Los Andes Pro Credit es el que ofrece la mayor retribución: 4,5 por ciento, en moneda nacional, y 5,4 por ciento, en moneda extranjera.

Pese a esta situación, los depósitos del público en el sistema alcanzaron niveles récord en la gestión 2007 y en los primeros cuatro meses del año debido al crecimiento económico, la llegada de remesas, la expansión de las exportaciones y los ingresos provenientes del gas.

Datos de la Superintendencia de Bancos señalan que el año pasado las captaciones alcanzaron a 4.237,9 millones de dólares y hasta el 30 de abril de 2008, a 4.880,9 millones de dólares.

El director del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), Abraham Pérez, dijo que el ahorrista tiene una baja compensación por confiar su dinero debido a que las entidades tienen un exceso de liquidez que tampoco pueden colocar.

Esto porque la demanda por crédito aún es escasa por las exigencias elevadas de la banca.

Las cifras de la Superintendencia del sector dan cuenta de que el sistema financiero al mes de abril contaba con 2.505 millones de dólares de liquidez, superior en 624,7 millones a la que tenía en diciembre del año pasado (1.880,3 millones).

Pérez también identificó como un desincentivo al ahorro las comisiones de mantenimiento de cuenta que cobran las instituciones financieras.

Tasas activas

Los datos del BCB revelan que las tasas activas, es decir el interés promedio para créditos comerciales, varían entre una máxima de 14,8 por ciento y una mínima de 6,60 por ciento en moneda extranjera.

En 2006 fluctuaban entre 15,9 y 6,7 por ciento en promedio, es decir que disminuyeron levemente desde ese año.

Entre las entidades que cobran más están el Banco Los Andes, 28,8 por ciento (máxima), y el Banco de Crédito, 27,9 por ciento. La tasa más baja la ofrece el Banco Mercantil Santa Cruz: 12,3 por ciento (máxima) y 6,1 por ciento (mínima).

En moneda nacional, según la entidad, el costo del crédito varía entre 7,5 por ciento (Banco Unión) y 14,8 por ciento (Banco Los Andes).

Los préstamos del sistema financiero crecieron este año en 152,8 millones de dólares. La cartera de créditos pasó de 2.701,7 millones de dólares en 2007 a 2.854,5 millones en abril de este año. Esto en concordancia con el crecimiento de la economía en el primer trimestre.

Los demandantes

Para el sector privado, que es el principal demandante de crédito, las condiciones que ofrece la banca aún son duras, pese a que existe un interés más bajo que en otros años.

El secretario ejecutivo de la Cámara Boliviana de la Construcción (Caboco), Jorge Quiroga, explicó que para obtener un préstamo del sistema el sector debe entregar todas las garantías reales que posee.

Agregó que para obtener una línea de crédito que permita cubrir boletas de garantía, avances de obra y construcciones civiles privadas el interés es alto, aunque la aprobación es ágil.

Sin embargo, cuando se busca financiamiento para impulsar obras públicas, el trámite es más lento por el riesgo.

Explicó que para la construcción de un edificio el interés llega al 10 por ciento, pero la tasa se encarece si el proyecto es del sector público.

El ex presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) Roberto Mustafá señaló que las tasas disminuyeron, pero el problema es que hay muchas empresas en la central de riesgo de la Superintendencia de Bancos y no son sujetas de crédito.

Esto por haber tropezado con problemas de pago en el pasado a raíz de la crisis económica del país. Por ejemplo, el crédito para capital de operaciones bajó de 16 a 12 por ciento.

Adicionalmente, la normativa bancaria aún es rígida y existen mayores exigencias en cuento a la presentación de garantías para la obtención de crédito.

Según Mustafá, las condiciones se endurecieron ante el temor de que los negocios no puedan salir adelante por la incertidumbre reinante en el país. Esto perjudicará, a su vez, a los nuevos emprendimientos empresariales. “Ahora la banca prefiere bienes inmuebles y la viabilidad del negocio ya no constituye una garantía como debería ser”.

Recordó que por la incertidumbre política, la caída del dólar y la elevada inflación, existe temor en el sector privado por ampliar sus negocios porque son más costosos.

Microempresarios

Para la Confederación Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (Conamype), el acceso al crédito en la banca aún es complicado y oneroso por los elevados intereses .

El coordinador de la organización, Nelson Lavayén, coincidió en que la presentación de garantías es uno de los principales problemas que afronta el microempresario.

Señaló que muchos de ellos ni siquiera son dueños de casa y se les exige bienes inmuebles como prenda.

En su defecto, las entidades solicitan que los microempresarios se asocien y asuman el riesgo entre todos, lo cual es complicado porque alguno puede fallar en sus cuotas.

Según Lavayén, el ingreso al mercado del Banco de Desarrollo Productivo (BDP) con tasas de interés del 6 y 4 por ciento hizo que los bancos ofrezcan mejores condiciones.

Sus tasas bajaron de 30 y 20 por ciento a 12 por ciento, pero el plazo es corto (cinco años), lo cual no permite que el negocio madure. “No es como un comerciante que agarra la mercadería y la vende y tiene un ingreso. Nosotros debemos conseguir materia prima, producir y que nos paguen los clientes”.

El Gobierno negocia tasas con la banca

El Gobierno aún negocia con la banca la posibilidad de reducir la tasa de interés para el crédito asumiendo el riesgo de manera conjunta y, así, ayudar a la mediana y gran empresa a reactivarse.

A través del Decreto Supremo 29453, aprobado el 22 de febrero, el Poder Ejecutivo creó el Fondo de Rehabilitación, Seguridad Alimentaria y Producción con 600 millones de dólares provenientes del Banco Central de Bolivia (BCB) en calidad de préstamo a 30 años plazo.

De este monto, 100 millones de dólares se canalizan mediante la banca con un interés inferior al que actualmente cobra.

La idea del Gobierno es colocar los 100 millones, que el sector financiero ponga a disposición otro monto similar y que entre ambos ofrezcan al sector productivo una tasa cofinanciada.

La ministra de Planificación para el Desarrollo, Graciela Toro, informó que el asunto y los mecanismos de acceso aún se analizan con la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban).

Sin embargo, se estima que bajo este mecanismo el crédito podrá llegar a las empresas a una tasa promedio del 7 por ciento.

Según el Ejecutivo, la banca está dispuesta a alinearse a este esquema.

Las tasas por destino del crédito

Bolivianos (%) Dólares (%)

Vivienda Consumo Micro-crédito Vivienda Consumo Micro-crédito

Nacional 8,23 8,23 11,10 7,53 9,38 7,76

Mercantil 8,52 14,89 -- 7,58 9,46

Crédito 23,38 23,25 12,21 19,59

Argentina 18,29

Do Brasil 7,00

Bisa 12,78 8,71 11,31

Unión 7,17 19,56 22,83 7,27 7,68

Económico 8,30 16,40 9,52 7,23 1,00

Solidario 24,61 16,94

Ganadero 11,57 6,97 11,13

Los Andes 28,37 24,32 26,74

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter / Bolsa_BBV