30 noviembre 2015

Red Econolatín: Economía boliviana no escapa a desaceleración

La Red Econolatín, en un artículo reciente, confirmó el fin del denominado “superciclo” de precios de los commodities y sus efectos sobre las economías de América Latina, que atraviesan una fuerte desaceleración o mediocres niveles de crecimiento.

No obstante, dijo que entre ellas resalta la economía de Bolivia, que atravesó un ciclo inédito de crecimiento de casi 9 años y con altas tasas que cerraría en un crecimiento del 4,5% este año, muy por encima del promedio de la región que apenas rozaría el 0,3%.

En los movimientos de coyuntura de la economía de Bolivia, según datos del informe, se indica que “la tasa de crecimiento del PIB para el segundo trimestre de 2015 fue de 5.23%, inferior a la observada en 2014 que fue de 6.08%”.

“En todos los sectores económicos, dicha tasa fue inferior (respecto de 2014), siendo el sector con mayor disminución el de petróleo y gas, precisamente el sector afectado por el menor precio internacional del petróleo, que a su vez define el precio del gas natural, que es el principal hidrocarburo producido en Bolivia y a la vez su principal producto de exportación”, agregó.

Por su parte, Cepal estima que en 2015 la economía crecerá un 4,5%, gracias sobre todo a la demanda interna, puesto que la demanda externa afronta cada vez más complicaciones.

La caída de las exportaciones del 29% en primer semestre del año muestra un declive considerable, en particular del precio del gas –que representa el 50% del total de las exportaciones– este rubro cayó un 39% entre enero y septiembre. Pero también de otros productos de exportación como los de la industria manufacturera, que bajaron un 33%; los minerales (zinc, plomo, plata y estaño) que cayeron un 13,2% y las exportaciones agropecuarias un 28%.

A su vez, el destino de casi la mitad de las exportaciones de Bolivia es a Brasil (29,8%) y a la Argentina (19,7%), ambas economías están con fuertes dificultades de recesión y bajo crecimiento, respectivamente; lo cual fija los contornos de un panorama poco alentador.

DEMANDA INTERNA

A diferencia del sector exportador, la actividad ligada a la demanda de consumo interno viene acusando menos la desaceleración económica. Y aquí el rol de la inversión pública es fundamental, según señala la Cepal. “El Gobierno ha programado otro aumento sustancial de la inversión pública, lo que amortiguaría en parte la desaceleración económica. Se espera que el consumo privado también contribuya al crecimiento, aunque cabe esperar una cierta ralentización causada por un menor aumento de los salarios y una disminución de las remesas del exterior”, agrega.

Dentro de los sectores que producen para el mercado interno existen desigualdades. El informe de la Red Econolatín señala: “El boom de la construcción parece haber concluido toda vez que este sector disminuyó su tasa de crecimiento desde 7.15% en 2014 a 2.14% en agosto de 2015”. Este sector alentado por la obra pública venía siendo un motor de la demanda interna hasta el año pasado.

El informe también indica que todos los sectores productivos (a diferencia de los servicios) muestran una dinámica declinante este año respecto de 2014. (Erbol)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twitter / Bolsa_BBV