16 noviembre 2015

Tras 11 años, Jorge Velasco dejó la vicepresidencia de negocios “Me tocó vivir cambios trascendentales en el BISA”

Tras 11 años como vicepresidente de negocios de Banco BISA, Jorge Velasco evalúa su paso por esa institución. El ingeniero industrial, con maestría en innovación empresarial, conversó con Inversión sobre sus planes de ahora en adelante y acerca de cómo observa el panorama del sistema financiero nacional, en medio de una etapa de fuertes cambios debido a la mayor regulación desde el Estado.
¿Cuáles fueron los motivos que hicieron que tome la decisión de dejar la vicepresidencia del Banco BISA?
Yo tenía planificado salir algún momento del Banco y del Grupo BISA, eran ya 30 años, un tiempo realmente considerable. Mis iniciativas privadas como la Fundación Maya me exigían mayor tiempo y ése ha sido uno de los principales impulsores para que tome la decisión de dedicarme a la innovación a nivel país.
Queremos con el concurso Innova Bolivia, que se ha convertido en una plataforma importante y es el concurso más grande del país y no sólo es un concurso, sino que también tiene su plataforma de formación con la maestría en innovación.
¿ Y cómo evalúa su paso por el Banco BISA?
Creo que ha sido muy gratificante trabajar en el Banco más importante de Bolivia, en el grupo financiero más importante; 30 años son media vida y estoy muy contento porque cada una de las etapas que he estado en el Banco y en el Grupo me han permitido alcanzar las metas que nos hemos planteado.
Le ha tocado ver los cambios trascendentales del sistema financiero nacional.
Hubo cambios trascendentales. Entré al Grupo BISA cuando el Banco todavía era de segundo piso y a los tres meses de mi ingreso comenzó a convertirse en un banco comercial de primer piso. Antes sólo se dedicaba a créditos industriales porque nació con esa misión. Vi y fui partícipe de ese crecimiento acelerado que tuvo Banco BISA gracias a que gozaba de líneas de crédito de importantes instituciones como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y otras internacionales que le daban financiamiento de largo plazo y tasas más convenientes.
Eso nos permitió crecer en el ámbito corporativo y así logramos posicionarnos casi a nivel de todas las empresas de Bolivia. Nuestro crecimiento fue muy acelerado; en ese tiempo me tocó ser el gerente de negocios de la sucursal La Paz, allí pudimos captar a una gran cantidad de empresarios; había muchas empresas textileras, era un sector muy importante en La Paz. En ese tiempo se crearon las empresas del Grupo, el Banco empezó a mirar con una perspectiva diferente el crecimiento y conformamos las empresas aseguradoras, la de leasing, la de warren, etcétera.
De allí pasé a la gerencia general de BISA Leasing y ahí también me tocó una etapa interesante, porque si bien la banca siguió creciendo vino un ciclo económico adverso. Después de ocho años de trabajo allí, volví al Banco como vicepresidente de negocios y en los últimos 11 años cumplí esa función.
Cuando ingresé como vicepresidente de negocios hubo un deterioro de la cartera del sistema financiero y de la economía en general; tuve que asumir el cargo en un momento crítico, cuando el Banco y el sistema estaban con índices muy complicados. Nuestra mora era cercana al 16%, teníamos bienes adjudicados de cerca de 40 millones de dólares, nuestra cartera apenas era de 370 millones de dólares, teníamos una cartera de contigente de 75 millones de dólares y las captaciones sólo constaban de 300 millones de dólares.
¿Qué medidas tomaron para mejorar ese panorama? ¿Ayudó el crecimiento de la economía nacional en los últimos años?
Me propuse implementar un modelo de negocios diferente del que estábamos viviendo. BISA había sido un banco corporativo y en medio de la crisis tuvo que pagar derecho de piso porque se había concentrado mucho en ese sector. En ese momento se abrió a otro tipo de clientes, es cuando planteé que se modifique el modelo de negocios y vayamos a una banca diversificada en riesgos, que entráramos a PyME y a microfinanzas.
Al principio eso fue complicado porque la cultura del Banco era corporativa, pero yo ya había sufrido un primer proceso de esa naturaleza en BISA Leasing y propuse al directorio de aquella vez, por un tema de visión y de fondeo, que entremos a las PyME. Para mí, en el Banco era sólo dar un pasito más, entonces propuse un modelo diversificado de riesgos.
Pero además, en ese modelo de negocios que se implementó desde 2004 hasta que salí era un modelo que estaba complementado de un valor social y de marca porque incorporé a la vicepresidencia de negocios el capítulo de Responsabilidad Social que no tenía el Banco, y el departamento de Marketing para potenciar la marca y tuvimos mucho éxito ya que también introdujimos campañas de mucho éxito como Bolivia Solidaria, que recaudó cifras récord.
El marketing nos ayudó en toda esta etapa a crear nuevos productos, pudimos implementar una gerencia de innovación y negocios tecnológicos. BISA es el primer banco y creo que el único que tiene ese tipo de gerencia y un programa de innovación a nivel de todo el Banco, que ha permitido generar productos financieros innovadores, programas de responsabilidad social y una imagen muy cercana a la gente y a los innovadores. Eso ha permitido logros importantes. De ser un banco con 377 millones de cartera logramos, al cierre de 2014, 1.148 millones. La cartera de contingente en ese mismo periodo creció de 75 a 665 millones de dólares; y el índice de mora pasó de 16,2% a sólo 2% en 2014. Finalmente las captaciones crecieron de 297 millones de dólares a 1.925 millones de dólares.
No se puede negar que el crecimiento de la economía nacional ayudó. Cuando asumimos teníamos 40.000 clientes, a la fecha hay cerca de 400 mil . Creció la bancarización, todo el sistema en general creció y eso permitió que también los bancos tengan la posibilidad de un mayor crecimiento.
Hoy los bancos también atraviesan una etapa de fuertes cambios, no sólo por la nueva normativa en Bolivia, sino también por los cambios tecnológicos. ¿Qué deben hacer frente a esto?
Considero que hay siete puntos que deben tomar en cuenta los bancos. Uno, para cumplir con sus niveles de rentabilidad y cumplir con las gavetas de carteras de crédito productivo y de vivienda social, los bancos deben dedicar un 60% de sus esfuerzos o más a una tasa techo y sólo el 40% o menos a tasas de mercado, pero con una competencia muy importante para captar esos buenos riesgos en el sector comercial y de servicios.
Dos, es necesario que los bancos hagan ajustes en su operativa. Tres, deben gestionar la innovación porque este sector será el motor del crecimiento del país. Cuatro, realizar gestión de datos para aprovechar la gran cantidad de información que tienen de sus clientes, para ofrecer nuevos servicios y generar mayor venta cruzada.
Una quinta cosa es la gestión integral de riesgos; el área de la ciberseguridad debe ser fortalecida por los bancos. Seis, deben pensar en su internacionalización, deben empezar a mirar hacia afuera. Finalmente, deben fortalecer grupos financieros bajo una estructura simple de holding financiero para apoyarse en otras empresas del grupo para crecer, reducir riesgos y subir su rentabilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twitter / Bolsa_BBV