12 mayo 2016

Turismo y alimentos, sectores con potencial para aprovechar las inversiones de China en América Latina

Bolivia podría promocionar sus atractivos turísticos y exportar alimentos elaborados de soya y quinua a un mercado de más de 1.300 millones de habitantes. China tiene más de USD 65 millones en fondos y préstamos destinados para la región.

(La Paz, 10 de mayo de 2016). Los cambios y transformaciones que vive y proyecta China y que están permitiendo su constante crecimiento, abren importantes oportunidades económicas para la región en áreas como turismo, exportaciones, producción agroindustrial con valor agregado, créditos y atracción de inversiones, entre otros, de acuerdo al informe “Perspectivas económicas de América Latina 2016: Hacia una nueva asociación con China”, publicado por CAF –banco de desarrollo de América Latina–, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).
El documento refleja que China también puede beneficiarse en este nuevo marco al mantener a América Latina como una fuente fiable de materias primas, un mercado para sus exportaciones y un destino atractivo para la diversificación de sus inversiones en el exterior.

En la presentación del libro, el director representante de CAF en Bolivia, Emilio Uquillas, sostuvo que los países de América Latina (AL) tienen que ver a China como una buena oportunidad de asociación bimodal, ya que para el país asiático la región constituye también un aliado importante.
Si bien el comercio entre AL y el país asiático en los últimos años ha experimentado una expansión sin precedentes, la actual desaceleración de la región revela las debilidades estructurales de un crecimiento basado en las exportaciones de materias primas, cuyos precios sufrieron una caída significativa, explicó Adriana Arreaza, directora de Estudios Macroeconómicos de CAF.
En ese marco, “los cambios que se están dando en China -país con más de 1.300 millones de habitantes-, a los que se ha venido a llamar ´la nueva normalidad´; como el crecimiento de la clase media, el ingreso a un modelo basado en el consumo doméstico, creciente demanda de productos sofisticados con valor agregado, el cambio demográfico proyectado y otras restricciones internas; estimulan a la exportación latinoamericana de alimentos, tomando en cuenta además la baja capacidad del territorio agrícola del gigante asiático”, adicionó.
El economista de OCDE, Juan Vázquez, recordó además que el aporte de China representa un tercio del crecimiento económico del mundo, que América Latina constituye el segundo destino de sus inversiones y que los préstamos que realizó a la región el pasado año, superaron el monto de crédito aprobado para América Latina por CAF, BID y BM juntos.
En el contexto del informe, Vázquez sugirió concentrar el financiamiento chino en la innovación tecnológica y tecnologías de información de los países de AL y la producción de alimentos con valor agregado para cubrir el aumento de la demanda de China. En el caso de Bolivia propuso el aprovechamiento de productos elaborados de soya y quinua.
Los expertos enfatizaron en que la transformación de China introduce nuevos retos y oportunidades para la región, los mismos que debieran ser incorporados en las estrategias de desarrollo con enfoque en la diversificación y crecimiento de la estructura productiva, aumento del valor añadido a los productos de exportación, fortalecimiento del turismo, formación del capital humano, creación de empleo formal, mejora en la innovación y profundización de la integración a través de la inversión en infraestructura. Además, señalaron que las oportunidades para aumentar la participación China en la financiación de proyectos latinoamericanos deben ir acompañadas de esfuerzos paralelos en materia de transparencia y regulación, sobre todo en el tema medioambiental.
El documento fue comentado por el ministro de Economía y Finanzas del Estado Plurinacional de Bolivia, Luis Arce Catacora, el presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Fernando Cáceres y el embajador de China en Bolivia, Wu Yuanshan.
Arce destacó las coincidencias del informe con lo que viene realizando Bolivia en el ámbito del fomento a la producción de alimentos, “la cumbre productiva y la Ley de Revolución Productiva son acciones puntuales, sabemos que debemos darle valor agregado al maíz, quinua y soya en grano para que crucen el Pacífico y el Estado debe continuar invirtiendo en logística e infraestructura. Lo que aún hace falta es que el empresariado privado –sobre todo del sector agroindustrial- incremente sus inversiones para mejorar la productividad; las condiciones están dadas”, señaló.
El ministro enfatizó en que Bolivia no debe concentrarse solo en el mercado chino sino también en otros como los de India y Rusia. “Definitivamente vamos a aprovechar la oportunidad de la demanda de 1.300 millones de habitantes cuya calidad de vida está mejorando, pero sin olvidar diversificar el mercado internacional y fortalecer la demanda interna, esto nos permite no ser afectados por las crisis internacionales y poder seguir creciendo a pesar de problemas globales”. Finalmente destacó que con China no existen solo créditos sino también donaciones, principalmente para paliar los efectos del cambio climático. Indicó que se han trabajado decenas de proyectos y compra de equipamiento para riego con el fin de controlar la inflación de alimentos.
Por su lado, Cáceres enfatizó en las trasformaciones que se están dando en el mundo, como es el caso de China, y dijo que si los países se quedan pasivos y no se ajustan a las mismas no serán dueños de su futuro. Indicó que la tarea es mejorar la productividad, esforzarse en la capacitación de los recursos humanos, en innovación y tecnología, mejorar las condiciones para la inversión y buscar la complementariedad de la inversión pública y privada.
Cerrando el evento, el embajador Yuanshan dijo que se deben fortalecer la cooperación, exportaciones e inversiones entre China y América Latina. Subrayó la oportunidad para el turismo, sector en el que sugirió trabajar arduamente por los beneficios directos que significan para los pueblos. Recordó que el año pasado se registraron 130 millones de turistas chinos y dijo que estos aumentarán con el tiempo, puesto que la población de China se multiplicará gracias a que en su país ya se permitirá tener más de un hijo.
El diplomático además aseguró que China llegará a ser la primera potencia económica del mundo. Indicó que el país tiene fondos y recursos para préstamos preferenciales por más de USD 65 mil millones para AL en los siguientes años, los mismos que urgió sean bien aprovechados.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twitter / Bolsa_BBV