21 junio 2016

“Antes íbamos de la mano con el Fondo Monetario, ahora vamos de la mano con el Ministerio de Economía”



Como parte de los festejos del 75 aniversario de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad San Francisco Xavier, el presidente a.i. del Banco Central de Bolivia (BCB), Marcelo Zabalaga, atendió una invitación del decano Peter Campos y ofreció en Sucre una conferencia sobre política económica que dividió en tres partes: Entorno internacional, Políticas económicas del BCB, y Resultados de gestión.

En la oportunidad, afirmó que Bolivia ha sido un país “muy cuidadoso, inteligente, ha administrado su deuda (17.8% del PIB) con mucha cautela”. Hizo una comparación con vecinos de la región y el que le sigue en esa línea es Brasil, con 19.5%. Mientras que Chile tiene la mayor deuda con 61.3%, seguido de Paraguay (50.5%). Recordó en ese sentido la recomendación internacional de que una nación no debería endeudarse más del 60% de su PIB.

Zabalaga cuestionó a la etapa denominada de neoliberalismo porque, dijo, con la privatización de empresas del Estado salieron capitales de Bolivia. Luego, enfatizó: “El privado vela por sí mismo, los privados no velan por el bienestar público…”. Por eso elogió la participación activa del Estado en la economía después de 20 años de haber cedido el protagonismo a la empresa privada.

A nivel internacional, “hasta el año 2005 la política económica era diseñada por el FMI, que nos daba la bendición. Nos tenían agarrados de la oreja, del cogote. El 2006 se le dice al Fondo ‘hasta luego’. Y tardaron tres años en irse… nos hemos vuelto unos irreverentes… ‘La verdad es que ustedes no entienden de economía’ (afirma que le dijeron al FMI)’; nos hemos vuelto irreverentes”.

Con relación a la actualidad, destacó por ejemplo que “es una buena noticia haber acumulado excedentes de los tiempos de vacas gordas”.
Más tarde, preguntó al auditorio: “Cuándo el Presidente (Evo Morales) habla del segundo aguinaldo, ¿cree que quiera destruir a la empresa privada?”. Muchos respondieron: “Sí”. Pero él se contestó: “No, quiere que el empresario trabaje más…”.

Pasada su conferencia, atendió las consultas de CAPITALES. En la edición del martes 14 de junio, en este mismo espacio publicamos la primera parte de esta entrevista.

CAPITALES (C). ¿Se vienen o no se vienen épocas de vacas flacas? Porque he leído por ahí que usted dijo que no; utilizó otro término, además, en sentido de que no se vienen ni vacas gordas ni flacas, como si Bolivia estuviera al medio en una especie de limbo.
Marcelo Zabalaga (MZ). Claro, yo explicando una este tema a otro auditorio les decía: “El gran problema para los administradores de la economía es que nunca hemos tenido crisis”. Estos 10 años no hemos tenido crisis. Si usted ve, el peor año ha sido el 2009 con 3.4% de crecimiento, pero la gente no ha sentido que haya crisis. En cambio, si usted va a Brasil, a países de la región que son incluso vecinos nuestros, han vivido varios años de crisis: que no había producción, no había trabajo, todo se había encarecido.
Entonces, claro, es muy fácil para un administrador con algo de ideas mejorar las condiciones de vida. Pero en este país, donde nos hemos acostumbrado a vivir sin crisis, tenemos siempre el desafío de sacar nuevos instrumentos, nuevas modalidades para que sigamos siendo un país sin crisis.

Yo le diré que estos 10 años son extraordinarios, 10 años de estabilidad casi nunca se ha visto en el país.

C. ¿Y qué tenemos que esperar a partir de ahora con el contexto internacional más el tema del petróleo, que es siempre nuestra mayor carga?
MZ. Claro, lo que les decimos siempre: la gente tiene que seguir creyendo en la economía, tiene que seguir invirtiendo, tiene que seguir vendiendo.
La política de austeridad, en el sentido europeo del término, de que “reduciremos salarios”, de que “dejaremos de gastar, no invertiremos”, es una política, en los hechos, inefectiva. Lo único que hace es añadir más leña al fuego de la crisis. Es sacarle todo el fuego incluso a aquello que permite que la gente no se congele, diremos de otra manera.
Entonces, en términos nacionales, dejar de gastar es un pecado.

C. ¿Usted cómo interpreta la pequeña variante hacia arriba del Banco Mundial sobre la previsión del crecimiento de Bolivia para este año? ¿Cree que le está dando la razón al Gobierno?
MZ. Es un reconocimiento del Banco Mundial de que el Gobierno boliviano está haciendo bien su trabajo.

C. ¿Hasta cuánto vamos a crecer hasta fin de año?
MZ. Bueno, nosotros seguimos manteniendo el 5% hasta fin de año; sí, vamos a tener un crecimiento de 5%. Son nuestras previsiones, las que hicimos a comienzos de año.

C. ¿Cuál es la relación actual de Bolivia con el FMI y el Banco Mundial?
MZ. El FMI lo que hace, y seguimos nosotros perteneciendo a los países miembros del Fondo Monetario, (es): viene una vez al año a hacer una evaluación de nuestra economía en aras de un acuerdo que se llama el “Artículo cuarto”, que permite que el Fondo venga a hacer la evaluación para sacar las estadísticas mundiales de los más de 190 países miembros.
Hay otros países —en alguna época lo hizo Argentina y otros países— que ya no están dentro y no les permiten a los del Fondo entrar a ver sus datos.

C. Algunos analistas ponen en duda la relación de dependencia del Banco Central con el Ministerio de Economía, a partir de la nueva Constitución Política del Estado. ¿Es bueno o malo que el BCB haya dejado de ser un ente autónomo?
MZ. Voy a hacer como las mujeres, le voy a hacer yo una pregunta en lugar de responderle. Antes de esta época, ¿de quién dependía el Banco Central? Del Fondo Monetario, le cuento. Teníamos en el Banco Central un piso donde trabajaba el Fondo Monetario, que decía lo que había que hacer, las investigaciones que había que hacer.

La gente del Fondo Monetario participaba del gabinete económico, entraban como Pedro por su casa a Palacio. Entonces, el Fondo Monetario volvía dependiente al Banco Central y al Ministerio de Economía. Entonces, ¿cuál época era peor?, yo le pregunto.

Sin duda, depender del Fondo Monetario era una esclavitud, no podíamos hacer nuestra propia economía. En cambio ahora lo que hacemos con el Ministerio de Economía es lo que se llama la coordinación.

Además, la Constitución Política (del Estado) lo dice, o sea el Banco Central ya no es autónomo, que nunca lo fue, porque fue dependiente del Fondo Monetario.

Pero ahora, digamos, lo que a veces digo, “antes íbamos de la mano con el Fondo Monetario, ahora vamos de la mano con el Ministerio de Economía”.

“En este país, donde nos hemos acostumbrado a vivir sin crisis, tenemos siempre el desafío de sacar nuevos instrumentos… para que sigamos siendo un país sin crisis”.

“Yo le diré que estos 10 años son extraordinarios, 10 años de estabilidad casi nunca se ha visto en el país”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twitter / Bolsa_BBV