18 septiembre 2016

Rol del mercado de valores en el sistema financiero

La característica principal del mercado de valores es que existe una transferencia directa de recursos entre los que necesitan financiamiento (empresas) y los que tienen excedentes de dinero (inversionista). Como resultado de esta transferencia directa, las condiciones de las operaciones se pactan de manera competitiva y permiten llegar a un precio de mercado, el cual es determinado entre la libre oferta y demanda de valores. En este sentido, el mercado de valores es una parte fundamental del sistema financiero nacional, ya que incrementa las posibilidades de financiamiento e inversión, promoviendo la eficiencia de la asignación de los recursos escasos de la economía hacia diferentes actividades productivas y hacia distintos sectores económicos, y por lo tanto, impulsando el desarrollo económico del país.

Por el plazo de los instrumentos. Es la primera clasificación, definida por el mercado de dinero; que es en el que negocian valores emitidos a plazos menores a un año. Estos valores suelen ser sustitutos del dinero en razón de su elevada liquidez por ser muy fáciles de negociar. El segundo es el mercado de capitales, en el que se negocian valores emitidos a plazos mayores a un año, es decir a mediano y largo plazo. Por lo general, los valores negociados en este mercado tienen mayor riesgo y no son tan líquidos.

Por el tipo de instrumentos. Son dos, el mercado de renta fija, en el que los valores que se transan pagan a su tenedor una tasa de rendimiento fija y preestablecida para su plazo de vigencia. En estos valores, el pago de intereses se fija en el momento de la emisión. Y el otro es el mercado de renta variable, en el que los valores que se transan no tienen preestablecido el rendimiento, por tanto la rentabilidad esperada no es fija desde un inicio y será, en todo caso, resultado de la actividad (empresa, emprendimiento, proyecto) a la cual sea destinada la inversión.

Según el tipo de colocación. Se clasifican en mercados primarios y secundarios. En el mercado primario se ofrecen los valores por primera vez y se coloca (vende la emisión) a los inversionistas a través de los mecanismos de negociación de la bolsa.

Los valores se negocian en mercado secundario después de haberse colocado; podríamos decir que son valores de segunda mano. La negociación en Bolsa y los demás mecanismos de negociación centralizada constituyen por excelencia un mercado secundario.

Mercado
Características de los participantes



Solo existen dos maneras de participar en el mercado de valores.

Como emisor. Las empresas deben ser formales, transparentar su información y someterse a condiciones de información más severas. Las que deseen emitir valores, deberán contar con Estados Financieros auditados. Asimismo, las emisoras deberán tener la capacidad de generar periódicamente información financiera, además de contar con el potencial de gestionar información relevante de la empresa e informarla oportunamente a la Bolsa. En el mercado de valores, estas pueden obtener condiciones competitivas en relación a tasas de rendimiento, plazos, garantías y otras características.

Como inversionista. Existen dos maneras de invertir: individual o colectivamente. Este último caso se produce cuando la persona invierte su dinero en un Fondo de Inversión, administrado por cualquiera de las Sociedades Administradoras de Fondos de Inversión (SAFIs), que reúnen dinero de varios aportantes individuales y lo invierten en una cartera de valores bajo el principio de diversificación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twitter / Bolsa_BBV