15 diciembre 2016

Banco BISA lanza Programa de Compensación de su Huella de Carbono

Con el Proyecto de arborización Pulmón BISA, la entidad financiera plantará 2500 árboles, que contribuirán a la estabilización de los suelos, a la generación de humedad y de lluvias. BISA también se encargará de su cuidado y mantenimiento.
------------------------

En el marco de su Programa de Conciencia Ambiental, Banco BISA –en alianza con el Gobierno Municipal de La Paz (GMLP) y Ema Verde– lanza su Programa de Compensación de su huella de carbono con la plantación y mantenimiento de 2.500 arbolitos en diferentes barrios de la ciudad de La Paz durante los próximos años. El proyecto de arborización es de alto impacto y se denomina Pulmón BISA, informó Franco Urquidi, vicepresidente nacional de Negocios de la entidad financiera.

El proyecto Pulmón BISA empezó este año con la forestación de 500 árboles en el Parque Urbano Central (PUC) de la urbe paceña, los mismos que además de capturar CO2, producirán más oxígeno y permitirán la estabilización de los terrenos.

“En esta iniciativa de Banco BISA están comprometidos tanto nuestros ejecutivos como funcionarios porque somos conscientes de los beneficios que tiene llevar adelante un proyecto de arborización como, por ejemplo, el hecho de que ayuda con la generación de lluvias. Pulmón BISA es uno de los proyectos con el que, una vez más, manifestamos nuestro respeto por el medio ambiente, con su preservación y protección”, añadió Urquidi.

Privados y públicos por el medio ambiente

Banco BISA fue la primera entidad financiera boliviana que en 2010 midió su huella de carbono e inmediatamente ejecutó acciones a nivel interno y externo para reducirla. Hoy, con Pulmón BISA busca compensar su emisión de CO2 mediante bosquecillos que embellecerán la ciudad y formarán espacios verdes de esparcimiento y sombra para la población.

Por su lado, el Secretario Municipal de Desarrollo Económico, Sergio Siles, explicó que estas iniciativas buscan fortalecer la articulación público privada en proyectos que beneficien a La Paz. "El municipio está trabajando para brindar alternativas que puedan brindar a la empresa privada la opción de ayudar a la ciudad a través de sus áreas de responsabilidad social", destacó.
De acuerdo al proyecto, la arborización este año cubrirá la parte posterior y los laterales de los cerros (parques) Laikakota y Pipiripi, ubicados en la Avenida del Ejército de la ciudad de La Paz. En los próximos años se proyecta extender la plantación de árboles a otras zonas poco forestadas de la urbe.

Proyecto de alto impacto

La jefe de Mantenimiento de Ema Verde, María René Estrada, explicó que para la fase inicial está proyectada la plantación de especies nativas y de especies plenamente adaptadas a la ciudad, entre estas Acacia, Ulmus, Populus, Fresnus, Jacarandá, Cupresus, Ceibo y Salix. Recordó que por la importancia y alto impacto del proyecto de arborización, Banco BISA comprometió recursos y su respaldo sostenible en el tiempo.

En ese sentido, la labor de Ema Verde incluye un programa de riego, uso de tecnología hidrogel que utiliza un mínimo de agua, mantenimiento permanente, poda, tratamiento fitosanitario y un plan de reposición inmediata de árboles que no sobrevivan, costos que serán cubiertos por Banco BISA.

Absorción de CO2

Franco Urquidi subrayó que de acuerdo a la última medición de la huella de carbono realizada en 2015, se cuantificó que Banco BISA genera en sus operaciones 1.450 toneladas de CO2, y que con la aplicación de la fase inicial del proyecto de forestación, los 500 árboles permitirán absorber 120 toneladas de CO2 en un año y 600 toneladas en cinco años.

Cuando se complete la arborización de los 2.500 árboles, en el periodo quinquenal, la entidad financiera habrá compensado su emisión con la absorción de 600 toneladas de dióxido de carbono por año, más del 40% de lo emitido anualmente.

Corredor ecológico

A su turno, Mariana Daza, Secretaria Municipal de Gestión Ambiental explicó que el GAMLP está implementando un plan de forestación y reforestación que permite incrementar la cobertura de áreas verdes en la zona urbana y conformar corredores ecológicos o corredores verdes que además de cumplir con las funciones antes mencionadas, atraen biodiversidad para que estas áreas tengan una dinámica propia.

“Los árboles en las zonas urbanas cumplen funciones ambientales fundamentales como la purificación del aire, la sujeción del suelo y la regulación del ciclo hidrológico, generando humedad en la atmósfera y aportando en la recarga de acuíferos a través de sus raíces”, explicó.

Huella de carbono

En 2010 Banco BISA midió su huella de carbono y, a partir de entonces, ejecuta un plan estratégico para reducir su impacto en el ecosistema. Por ejemplo, capacita y sensibiliza a sus funcionarios sobre la importancia de ahorrar energía, agua y papel en el trabajo y su vida diaria a través de su Programa Guardianes del Planeta; cuenta con un Manual de Sistema de Gestión Ambiental que evalúa al cliente tanto en el ámbito económico como medio ambiental antes de otorgarle un crédito; también construye sus nuevos edificios y remodela los ya existentes bajo la tecnología “inteligente”, que reduce el uso de energía eléctrica y agua, entre otros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twitter / Bolsa_BBV