09 enero 2017

“Con la tecnología, las microfinancieras chicas pueden crecer mucho más rápido”

Para que las comunidades crezcan y los países sean más relevantes se necesita que una buena parte de la población tenga acceso a servicios financieros. Y esto se puede facilitar mediante la tecnología. "Limitarse a una economía en efectivo, sin acceso a crédito ni ahorro, limita lo que puedas hacer como persona, como empresa y como país”, sostuvo el experto en Finanzas y Tecnología (FinTech), Jorge Ruiz.

Ruiz participó en el Foromic 2016, realizado en Jamaica, justamente como especialista en FinTech, a la que considera una nueva industria. "Consiste en dar servicios financieros más eficientes que los del sistema financiero tradicional mediante tecnología, con soluciones amigables, a más personas, incluyendo las de escasos recursos. Son soluciones de servicios financieros basadas en tecnología”, explicó.

Ruiz emigró de Bolivia por razones de trabajo hace casi dos décadas. Ahora reside en Miami. Con un título en Finanzas, inició su carrera en La Paz como oficial de crédito y como emprendedor luego. Fundó y fue cofundador de dos agencias de bolsa y una empresa de desarrollo de software. Recientemente dejó su puesto como responsable global de aceleración digital de Citi, donde trabajó por 18 años. Allí tuvo a su cargo el posicionamiento del banco como líder en la industria FinTech.

¿Las instituciones de microfinanzas también pueden desarrollar FinTech?

Una institución grande de microfinanzas, comparada con otra tradicional, resulta chica. Si se observan los activos de una institución de microfinanzas (IMF) grande, ésta puede llegar a tener unos 500 millones de dólares, mientras que otra, como un banco global, tiene mucho más, son miles de millones. Con la tecnología, en la medida en que tengan una estrategia digital adecuada, las IMF pequeñas pueden crecer mucho más rápido que los bancos tradicionales. Éstos basan su competitividad en infraestructura, cantidad de agencias, personal o miles de cajeros automáticos. En cambio, las IMF son intensivas en recursos humanos, pero el costo fijo de tecnología, servidores, agencias e inmuebles, no lo es tanto. Es así que pueden tener un costo fijo bajo.

Una IMF con costo fijo no muy elevado y una estrategia digital que le permite desarrollar su negocio con costos variables, como el de transacción, por ejemplo, puede ser más eficiente que un banco grande. Si la IMF se integra a FinTech, no invierte en tecnología, eso lo hace una empresa especializada. La IMF se integra sin comprar tecnología, ni pagar licencias. Paga los servicios en la medida en que los use. Es más eficiente, competitiva y puede crecer rápidamente.

¿Qué otras ventajas ofrece?

FinTech permite que los servicios sean más accesibles y que el costo operativo de lo que sea que vas a ofrecer sea más accesible para más personas. A mayor acceso a instrumentos financieros, mayor crecimiento económico.

Buscamos llevar a las instituciones financieras a un nivel de mayor eficiencia, bajar sus costos, entrar a nuevos mercados y que puedan tener una relación de uno a uno -de conectividad, con clientes actuales y futuros- más eficiente. Todo esto tiene un impacto muy positivo en la economía, en la educación y en la inclusión, tanto de quienes ahora tienen acceso a servicios financieros, como de los que aún no los tienen. Definitivamente es una iniciativa de impacto, con influencia directa en las personas.

También puede incidir en la creación de emprendedores. En la medida en que se vea que las instituciones financieras son capaces de atraer emprendedores y utilizar la tecnología, más gente se animará a dar el paso. Como emprendedor, si tienes una idea nueva, pero no te conocen en el banco, no te apoyarán.

¿Todas las instituciones pueden aplicar FinTech?

No todas las instituciones están listas para un modelo como éste, no todas tienen la capacidad de plantearse nuevos horizontes para ser relevantes no sólo los próximos tres años, sino los próximos 10. El Citi, con su tamaño (valuado en 150.000 millones de dólares, administra 1,5 trillones de dólares en activos y por sus sistemas pasan cuatro trillones de dólares diarios) se abrió. Si una organización de ese tamaño ve que sola no va a poder, que tiene que aliarse porque sabe que sola no va a llegar muy lejos, entonces un banco que mide una fracción del Citi está muy equivocado si cree que va a poder ganar y ser relevante en el tiempo con una estrategia cerrada.

Está comprobado que el trabajo basado en la colaboración te hace crecer. Por ese concepto es que hay empresas que están creciendo exponencialmente, los facebooks, los ubers, todos los que están creciendo aceleradamente son los que ven la importancia de la colaboración y de los nuevos modelos. Quien no se percate de esto desaparecerá.

¿Bolivia puede desarrollar FinTech?

Bolivia tiene potencial para desarrollar FinTech, acercando a las empresas a las nuevas generaciones y mejorando su eficiencia con los clientes actuales. Se trata de ofrecer más servicios financieros, basados en tecnología, sin elevar costos y sin que esas empresas tengan que hacer la innovación. Trabajar con FinTech implica abrir la estructura a un concepto de arquitectura abierta, permitiendo a otros innovar contigo y para ti, haciendo alianzas. Está sucediendo en todas partes del mundo y Bolivia no tiene por qué ser distinta.

¿Tiene planes en el país?

Es el primer lugar al que fui a presentar esto. Si voy a apoyar a instituciones para la nueva generación, quiero empezar por casa, aunque las condiciones sean más favorables en otros países. Comenzar con Bolivia sería para mí algo personal. Quisiera que una empresa global tenga una buena parte de capital humano boliviano, que Bolivia sea un lab de innovación y test para ideas que se originen ahí, como pasó en su momento con las microfinanzas.

* La autora es
comunicadora social.

imagen
"Se necesita una visión global”

Above and beyond (A and B), con sede en Miami, es el proyecto de Jorge Ruiz que traducido es algo como "mucho más allá”. Se encuentra en etapa de acercamiento a gobiernos y empresas para asesorarlos en su transformación digital, desde el diseño hasta la ejecución. "La tecnología FinTech está ocurriendo globalmente, tienes soluciones de Asia que están usando en Europa o soluciones de Europa que se usan en Estados Unidos. Se necesita una visión global de lo que está pasando en el mundo”.

Se trata de conectar instituciones financieras en todas partes porque entre ellas tienen la capacidad de crear productos nuevos. Una compañía de seguros en Bolivia con un banco en Australia pueden crear un producto, si hay patrones comunes o necesidades en las que puedas agregar valor. "La idea es pensar más allá de tu frontera, pues ya todo es posible”.

Hoy, con FinTech, todos pueden armar una solución, acudir a una institución financiera o ir directamente a los usuarios. Cuantas más instituciones financieras abran sus plataformas, habrá más comunidades de emprendedores en FinTech. Esto se aplica a soluciones de todo tipo, como transporte, salud, agricultura y más. "A medida que les demos las tecnologías para que implementen sus ideas, verán que pueden ir mucho más allá de lo que otros están yendo”.

Hoy las instituciones financieras son muy cerradas, desarrollan su tecnología o la compran. Son muy celosos de eso, con lo cual su nivel de innovación es bajo. Sacan tres productos al año, como mucho y todo entra en un proceso de priorización, sostuvo Ruiz.

Nosotros facilitamos ese proceso, trayendo lo que necesitan desde donde exista. Buscamos integrarlos, hacer que hablen entre ellos y con cientos de FinTech en el mundo, ser el centro de esa conversación y poder permitir que eso ocurra. Queremos llevar el conocimiento de un lugar a otro, permitir que instituciones de todo tamaño puedan innovar al igual que los "grandes”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter / Bolsa_BBV