03 enero 2017

Los hogares ahorraron y no dilapidaron sus ingresos Familias apuntalaron el crecimiento económico

El economista Juan Carlos Molina considera que el crecimiento de la economía boliviana se sustentó en el consumo y el ahorro de las familias bolivianas y no necesariamente en la inversión pública y el gasto del Gobierno. El autor, graduado en la Universidad Mayor de San Andrés, indicó que “misteriosamente” el país registró el año pasado, tasas de crecimiento similares a Paraguay, aunque detrás de Panamá, pese a que se ha vuelto más dependiente de los recursos naturales respecto de sus vecinos de América Latina y el Caribe.

AHORRO FAMILIAR

“El componente de la demanda interna (consumo) de mayor incidencia sobre el crecimiento del producto interno bruto en los años de caídas de los precios de materias primas, es el consumo de los hogares y no la inversión pública o el gasto de Gobierno”, sostuvo en un conversatorio auspiciado la semana pasada por la Fundación Altamira, oportunidad en la que presentó su trabajo: “Resiliencia de Shocks Externos Transitorios en la Economía Boliviana”.

BONANZA

El ahorro de los años de bonanza está financiando el consumo masivo de los hogares hoy (este crecimiento del consumo está contrarrestando los efectos de la caída de las exportaciones del país). “Los hogares mantienen sus patrones de consumo suponiendo que la última gran caída del precio del petróleo será transitoria como la de 2008-2009”, argumentó para sustentar su trabajo.

INVESTIGACIÓN

En las conclusiones, el documento indica que “…el ciudadano promedio es consciente de que cualquier incremento o disminución de los precios internaciones del petróleo es un fenómeno transitorio (sabe que el precio del petróleo no sigue una tendencia estable). Esto explicaría el pronunciado crecimiento de los depósitos en el sistema financiero en los últimos años, pues sabiendo que la bonanza era transitoria, el ciudadano promedio decidió ahorrar sus ingresos extra en vez de dilapidarlos”.

DEPÓSITOS

Los ahorros del público representan al presente $us 22.126 millones y en la gestión pasada solo registró una disminución de 0.2 por ciento, de acuerdo con la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban). Durante el debate del trabajo, Molina destacó también la “ineficiencia de los municipios y gobernaciones que no lograron ejecutar proyectos con los saldos en caja y bancos”, lo que habría contribuido al sostenimiento del crecimiento de la economía. Molina denominó “pseudo fondo” a dichos recursos que representan unos $us 2.000 millones. Sin embargo, como se recordará, en casi todas sus declaraciones públicas, el titular del Ministerio de Economía, Luis Arce, no dejó de fustigar la gestión de los municipios, a quienes calificó de ineficientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter / Bolsa_BBV