25 abril 2017

El desempeño económico mundial y de Bolivia en 2016



La economía mundial en 2016 continuó con la tendencia de hace ocho años de bajo crecimiento económico, llegando a una tasa del 2.2 por ciento, la más baja desde la crisis financiera de 2008.

Este crecimiento mundial es ante todo por las economías en desarrollo, cuya expansión fue del 3.6 % en 2016, ante las economías desarrolladas que crecieron solo a un 1.5 %.

El volumen del comercio mundial tuvo tasas de crecimiento menores, alcanzando el 1.7 %, inferior a la tasa de 2015 que fue del 2.3 %. El comercio mundial tuvo un desempeño débil y por primera vez en 15 años —excepto el 2009— esta tasa de crecimiento es inferior al PIB mundial.

Los principales factores de esta situación de carácter cíclico son: la deprimida demanda agregada mundial y una caída importante de la tasa de inversión. Las de carácter estructural: menor crecimiento de las cadenas globales de valor, la localización comercial y la menor expansión económica de China.

En cuanto a la dinámica de los commodities, un factor muy relevante para Bolivia y las economías de la región, en 2016 se observó una caída moderada. La contracción alcanzada resultó muy inferior a la registrada en 2015 (de un 6 % en comparación con el 29% de 2015). Los precios que presentaron mayores caídas son los de los productos energéticos (-16%), seguidos de los minerales y metales (-4%); solo tuvieron un leve aumento (promedio 3%) los precios de los productos agropecuarios.

En cuanto a los mercados financieros globales, se frenó la volatilidad y hubo algunos períodos de alza poco duraderos, en tanto que los precios de los activos bursátiles se recuperaron. Hay una mejora de las condiciones financieras internacionales, los flujos de capitales hacia los mercados emergentes se recuperaron en 2016, pese a estar aún por debajo del periodo 2010-2014.

En Bolivia, con una estimación oficial del INE (2016), se tiene una tasa de expansión económica del 4.3 %. Este crecimiento del PIB Real lidera el desempeño económico de los países de la región; le sigue Paraguay con 4 %, luego viene Perú con 3.9 %, Colombia con 2 %, Chile con 1.6% y Uruguay con el 0.6 %. Los países del Ecuador, Argentina, Brasil y Venezuela expresan tasas negativas de crecimiento del PIB, entre el -2 al -9,7 por ciento, siendo el promedio de América del Sur un -2.4 %.

Las actividades económicas más dinámicas en el país y en prelación a su crecimiento en relación a 2015, al tercer trimestre de 2016 fueron:

El sector de la construcción con 10.2 %; Establecimientos Financieros, Seguros, Bienes Inmuebles y Servicios a las Empresas, 7.2 %; la Industria manufacturera, 6.6 %; los Minerales Metálicos y No Metálicos, 6.1 %; el sector de Electricidad, Gas y Agua, 6 %; Transporte y Comunicaciones, 5.7 %; los Servicios de la Administración Pública con el 5.6 %; el comercio, 4.3 %; Otros Servicios, 4.1 %; Agricultura, Silvicultura, Caza y Pesca, 1.8 % y el sector de Petróleo Crudo y Gas Natural con un crecimiento negativo del -1.37 %.

La mayoría de los sectores económicos registraron un aporte positivo al crecimiento, excepto el sector hidrocarburos. Asimismo, el consumo continuó afianzando el crecimiento con su aporte concreto a la demanda interna y el impulso estatal al gasto e inversión pública que, junto a los programas de resguardo social, contribuyeron a una mayor demanda agregada.Para 2017 se prevé un mejor desempeño de la economía boliviana, impulsado además por una mejora general de las tendencias económicas en el ámbito mundial.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twitter / Bolsa_BBV