18 abril 2017

Financiador espera “pronta solución” en caso de empresa Corvián Corsam

Un comunicado del Banco Mundial en Bolivia dijo que en coordinación con el Gobierno procede a realizar el control y fiscalización sobre el “aparente abanmdono” de la empresas española, Corvián Corsam de importantes obras que se adjudicó en el departamento de La Paz y valoradas en unos $us 600 millones.

“El Banco Mundial, en su calidad de financiador del proyecto vial San Buenaventura-Ixiamas, ha sido notificado por el Gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia, a través de la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), del aparente abandono de obra por parte de la empresa Corsán Corviam”, dijo el documento remitido a los medios de comunicación.

Agrega que, “el contrato suscrito entre esta empresa y el Gobierno de Bolivia tiene cláusulas y protecciones propias para atender este tipo de situaciones. El proceso licitatorio que llevó a la contratación de Corsán Corviam fue realizado por ABC, siguiendo las políticas y procedimientos apropiados y contemplando la normativa de adquisiciones de nuestra institución”.

CONTROL

Añade también que “el Banco Mundial está monitoreando cercanamente esta situación, en coordinación permanente con el Gobierno nacional, con miras a una pronta solución que permita que los trabajos de este importante proyecto puedan continuar para beneficio de todos los bolivianos”.

El presidente Evo Morales afirmó ayer que “corresponde” ejecutar las boletas de garantía de la empresa española Corsán Corviam por los proyectos que abandonó en su construcción.

En las últimas semanas, se supo que la compañía española dejó la construcción de la carretera Ixiamas-San Buenaventura que se adjudicó por 137 millones de dólares, y también abandonó las obras de la hidroeléctrica Miguillas de casi 400 millones de dólares.

DESEMBOLSOS

El mandatario aseguró que el Estado no tendrá pérdidas económicas con el cobro de las boletas de garantía, pero lamentó que sí se perderá tiempo.

SUBCONTRATISTAS

Trabajadores de más de un centenar de empresas subcontratistas de la firma española Corsán Corviam denunciaron la actitud dilatoria de la presidenta de la Administradora Boliviana de Carreteras, Noemí Villegas, quien se resiste a recibir en audiencia a los afectados y buscar una salida al conflicto creado por la contratista, la cual abandonó tres obras de gran magnitud en el departamento de La Paz, valoradas en $us 600 millones.

Un grupo de trabajadores se apostó frente al Palacio de Comunicaciones la mañana de ayer para expresar su protesta ante la negativa de la ejecutiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twitter / Bolsa_BBV