17 mayo 2017

Seguro de auto ¿Cuándo no cubre la compañía?



Cuando llega el momento de proteger un coche, las coberturas vienen determinadas por el tipo de seguro elegido: terceros, todo riesgo… No obstante, hay siniestros que la póliza posiblemente no cubrirá.

Es importante tener en cuenta que el condicionado general de la póliza es el documento para encontrar respuesta a las dudas relacionadas con las coberturas del seguro contratado. Por lo que antes de tomar la decisión de asegurar un vehículo es muy importante comparar las opciones de seguro de coche y, de esta forma, poder elegir la que mejor se adapte a cada necesidad.

Sin embargo, bien sea por imprudencias, descuidos o por simple mala fortuna, existen una serie de circunstancias en las que las compañías aseguradoras pueden negarse a hacer frente a las indemnizaciones correspondientes tras un siniestro. Éstas son las más destacadas:



1. CIRCUNSTANCIAS FORTUITAS

En algunas ocasiones se dan una sucesión de coincidencias que, desafortunadamente, harán que las compañías aseguradoras no se hagan cargo en caso de un siniestro. Son coincidencias inevitables, que juntas provocan algunas de las circunstancias más comunes por las que el cliente queda descubierto.



2. ACCIDENTE CONTRA UN FAMILIAR

En el caso de tener un accidente contra algún familiar (hasta tercer grado de consanguinidad), la aseguradora puede negarse a asumir los gastos. Por lo general se tiende a pensar que es un posible fraude, por lo que el responsable del accidente tendrá que hacerse cargo de todos los costes derivados del siniestro.



3. HIJOS MENORES DE 25 AÑOS NO INCLUIDOS EN LA PÓLIZA

Si el responsable de un accidente es un menor de 25 años o un conductor con menos de cinco años de antigüedad, y en ninguno de ambos casos se encuentra incluido como conductor ocasional, el tomador del seguro tendría que hacerse cargo de los daños provocados a terceros. Para estos casos, hay pólizas especiales para conductores nóveles con las que quedan cubiertos ante un siniestro.



4. DESASTRES NATURALES Y TERRORISMO

En caso de daños que hayan sido provocados por problemas meteorológicos, operaciones militares (en tiempo de paz) o acciones violentas como el terrorismo, aunque las aseguradoras no asuman los gastos, en algunos países hay entidades públicas que se encargan de indemnizar en estos casos



5. DESCUIDOS

Un mero despiste puede acarrear consecuencias más graves de lo que en un principio pueda parecer. Un descuido con las fechas de la inspección técnica vehicular o un simple olvido puede provocar que las aseguradoras se desentiendan de las indemnizaciones correspondientes.



6. ROBO DEL VEHÍCULO CON LAS LLAVES PUESTAS

Dejarse el coche con las llaves puestas o con cualquier sistema activo en el interior que permita abrir o hacer funcionar el vehículo en el interior y que éste sea sustraído, no será cubierto por el seguro. En estos casos pasa a ser un hurto en lugar de un robo, puesto que ha sido propiciado por una negligencia grave del conductor.

No poner una denuncia en la Policía también hará que la compañía aseguradora no asuma la indemnización.



7. ROBO DE OBJETOS PERSONALES

Por lo general, la mayoría de aseguradoras no se hacen cargo del robo de objetos que están dentro de un coche, tales como las llaves, las gafas de sol, el ordenador portátil o el teléfono móvil, salvo que éstos estén previamente declarados en la póliza como accesorios extra.



8. CONDUCIR SIN ITV O SIN CARNET

Circular sin tener al día la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) y ser causante de un accidente, no sólo hará que la aseguradora no se haga responsable económicamente de los gastos derivados del suceso, sino que, además, el conductor se expondrá a la sanción económica correspondiente.



9. TUNEADO SIN HOMOLOGAR

El tuning puede traer problemas a la hora de un siniestro. Tener un seguro para coche tuneado, no garantiza que todos aquellos elementos que hayan sido añadidos vayan a estar cubiertos por la compañía de seguros. Solo lo estarán los que hayan sido homologados y cuya modificación haya sido previamente comunicada a la compañía de seguros.



10. ASISTENCIA EN CARRETERA EN VÍAS NO APTAS PARA LA CIRCULACIÓN

Circular por caminos de tierra que no estén asfaltados entraña el riesgo de que en caso de necesitar el servicio de asistencia en carretera, las aseguradoras no tienen obligación de prestarlo. Existen seguros de Auto con condiciones especialmente diseñadas para vehículos todoterreno que pueden transitar por vías rurales y quieren estar cubiertos.



11. IMPRUDENCIAS

Algunos siniestros se deben a imprudencias cometidas por el encargado de conducir del vehículo. En estos casos no sólo las compañías de seguros no asumirán los gastos ocasionados, sino que también el conductor tendrá que enfrentarse a la multa correspondiente.



12. CONDUCIR BAJO LOS EFECTOS DEL ALCOHOL O LAS DROGAS

Estar bajo los efectos del alcohol o las drogas es otro de los motivos por los que las aseguradoras no se responsabilizarán de los gastos derivados de daños ocasionados a terceros. Además de esto, el conductor deberá hacer frente a las sanciones correspondientes ante este tipo de situaciones provocadas por el consumo de determinadas sustancias al volante.



13. PARTICIPACIÓN EN CARRERAS ILEGALES

Participar en carreras ilegales dentro o fuera de un circuito, también hará que la compañía aseguradora no asuma ningún coste en el caso de que fuera necesario. Será el propio conductor del vehículo quién tendrá que hacerse cargo tanto de los daños ocasionados a terceros.



14. OMISIÓN DEL DEBER DE SOCORRO

Otra de las causas por las que el asegurado no recibirá ayuda económica es la omisión de socorro al resto de víctimas implicadas en el accidente. En este tipo de casos, también tendrá que hacer frente a la sanción jurídica correspondiente, puesto que está contemplado como delito penal.



15. TRANSPORTAR MÁS PASAJEROS O MÁS CARGA DE LO PERMITIDO

Llevar en el coche más pasajeros de lo permitido o más carga, no sólo es delito, sino que en caso de accidente la compañía aseguradora no se hará cargo de los gastos a terceros, por lo que el conductor tendrá que hacerse cargo de la multa correspondiente.

www.rastreator.com



Imprudencias, descuidos y algunas circunstancias fortuitas son las causas más habituales en las qué las compañías aseguradoras pueden negarse a hacerse cargo de la indemnización.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twitter / Bolsa_BBV