09 octubre 2017

Medio siglo del cajero automático en el mundo


El enojo y la frustración de llegar a la ciudad para cobrar un cheque, luego de un largo viaje desde el campo, y por el retraso de un minuto encontrar su Banco cerrado, llevó al británico John Sheperd Barron a inventar el Cajero Automático, máquina disponible 24 horas, que operó por primera vez en el mundo en el año 1967, hace medio siglo.

La noche de ese día hizo que Sheperd piense en cómo tener acceso a su dinero a cualquier hora. Entonces imaginó y creó una máquina que entregaba dinero a cambio de un cheque, al igual que lo hacían las máquinas de chocolate, cuando se introducía una moneda y se jalaban la palanca.

El primer cajero automático funcionó en Londres, en el Banco Barclays. Para su uso el cliente debía recabar de la entidad financiera cheques valorados en 10 libras esterlinas cada uno, cuya autenticidad era reconocida por la máquina, al estar impregnados de carbono 14. Sin embargo antes de introducirse el cheque en el cajero y recibir 10 libras esterlinas, el usuario debía identificarse con una clave (hoy PIN), que desde un principio fue de cuatro dígitos, por sugerencia de la esposa de Sheperd.

Transcurrido un año de existencia de esta máquina, el escocés James Goodfellow creó la tarjeta plástica, y en 1969 se instaló el primer cajero que podía ser utilizado con esta innovación y un código magnético adicional, siendo en 1971 que se introdujo la versión completamente automática del cajero.

Desde ese entonces a la fecha, los cajeros automáticos o ATMs (Automated Teller Machine) han evolucionado bastante y se han ido desarrollando tecnológicamente. Hoy el cajero es muy común y es capaz de realizar diferentes transacciones bancarias, depósitos, pago de cuentas, responder consultas, entre otras funciones. La red de ATMs en el mundo actualmente suma más de 3 millones.


Nacional

Revisando la historia, 21 años después de la inauguración de la primera máquina que entregaba dinero en el mundo, a principios de los años noventa el primer cajero automático que entró en servicio en el país fue por iniciativa de Banco BISA, institución que instaló su primer ATM en la ciudad de La Paz, recordó Franco Urquidi, vicepresidente Nacional de Negocios, de esta entidad bancaria.

De acuerdo a la Autoridad de Supervisión Financiera (ASFI), en Bolivia -hasta la gestión 2015- se habían instalado más de 2.600 cajeros automáticos a nivel nacional. A la fecha Banco BISA cuenta con 321 ATMs en los nueve departamentos del territorio nacional, registrando un incremento de instalaciones del 47% en los últimos cinco años.

Con más de 25 años de presencia en el país, los cajeros automáticos de Banco BISA han ido evolucionado con constantes innovaciones, colocando a la entidad financiera en la vanguardia tecnológica, dentro el sistema financiero local.

Hasta el 2011, los ATMs en Bolivia eran utilizados principalmente para realizar retiros, fue en febrero de ese año cuando Banco BISA introdujo al país los primeros cajeros automáticos, en los cuales también se podían efectuar depósitos de dinero en efectivo, tanto en dólares como en bolivianos, con su innovador servicio “Depobisa”.

El mismo año, en abril la entidad financiera innovo con el servicio “Sin Tarjeta” en sus cajeros automáticos, y sus clientes ya podían realizar retiros, depósitos y otras transacciones en las máquinas, sin la necesidad de utilizar una tarjeta, sólo con una clave que les llega al teléfono móvil.

En mayo del año 2012, introdujo al mercado financiero boliviano, la prestación del pago de servicios básicos en los ATMs, y el 2013 lanzó el servicio “Giro Móvil”, a través del cual el cliente puede realizar giros desde un celular para que el destinatario pueda cobrarlo en cualquier cajero de Banco BISA, sin la necesidad de una tarjeta.

Hoy los cajeros del Banco además permiten realizar diversas transacciones como transferencia de cuentas y consultas, entre otros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twitter / Bolsa_BBV