17 enero 2019

DECRETO SUPREMO N° 3650 - El presente Decreto Supremo tiene por objeto autorizar la transferencia de recursos provenientes del TGN al FPS.

DECRETO SUPREMO N° 3650
EVO MORALES AYMA
PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA
CONSIDERANDO:
Que el numeral 11 del Parágrafo II del Artículo 299 de la Constitución Política del Estado, determina como competencia concurrente por el nivel central del Estado y las entidades territoriales autónomas, la protección de cuencas.
Que el inciso a) del numeral 1 del Parágrafo IV del Artículo 87 de la Ley N° 031, de 19 de julio de 2010, Marco de Autonomías y Descentralización “Andrés Ibáñez”, señala que de acuerdo a las competencias concurrentes de los numerales 4 y 11 del Parágrafo II del Artículo 299 de la Constitución Política del Estado, es competencia de los Gobiernos departamentales autónomos, ejecutar la política general de conservación y protección de cuencas, suelos, recursos forestales y bosques.
Que el Ministerio de Medio Ambiente y Agua determinó la viabilidad técnica del Proyecto “Construcción de Medidas Estructurales en los Ríos Grande, Piraí, Chané, Surutú, Yapacani e Ichilo - Fase V”, a ejecutarse bajo responsabilidad del Fondo Nacional de Inversión Productiva y Social – FPS, el cual considera la implementación de proyectos de esfuerzo conjunto entre la Gobernación de Santa Cruz, los municipios y el Gobierno Nacional, orientados a proteger a las comunidades y poblaciones intermedias de las amenazas de desborde de ríos e inundaciones y regular los cauces de los ríos para permitir una planificación de ordenamiento a largo plazo.
Que corresponde la emisión del presente Decreto Supremo con la finalidad de autorizar al Ministerio de Economía y Finanzas Públicas la asignación de recursos del Tesoro General de la Nación – TGN, al FPS, para el financiamiento parcial de la ejecución del Proyecto “Construcción de Medidas Estructurales en los Ríos Grande, Piraí, Chané, Surutú, Yapacani e Ichilo - Fase V”.
EN CONSEJO DE MINISTROS,
DECRETA:
ARTÍCULO 1.- (OBJETO). El presente Decreto Supremo tiene por objeto autorizar la transferencia de recursos provenientes del Tesoro General de la Nación – TGN al Fondo Nacional de Inversión Productiva y Social – FPS.
ARTÍCULO 2.- (AUTORIZACIÓN). Se autoriza al Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, transferir recursos del TGN al FPS, hasta el monto de Bs34.800.000.- (TREINTA Y CUATRO MILLONES OCHOCIENTOS MIL 00/100 BOLIVIANOS), destinados a cubrir el financiamiento parcial de la ejecución del Proyecto “Construcción de Medidas Estructurales en los Ríos Grande, Piraí, Chané, Surutú, Yapacani e Ichilo - Fase V”, en municipios del Departamento de Santa Cruz.
Los señores Ministros de Estado en los Despachos de Planificación del Desarrollo; de Economía y Finanzas Públicas; y de Medio Ambiente y Agua, quedan encargados de la ejecución y cumplimiento del presente Decreto Supremo.
Es dado en el Departamento de Santa Cruz, a los veinticinco días del mes de agosto del año dos mil dieciocho.
FDO. EVO MORALES AYMA, Fernando Huanacuni Mamani, Alfredo Rada Vélez, Carlos Gustavo Romero Bonifaz, Javier Eduardo Zavaleta López, Mariana Prado Noya, Mario Alberto Guillén Suárez, Luis Alberto Sanchez Fernandez, Rafael Alarcón Orihuela, Eugenio Rojas Apaza, Milton Claros Hinojosa, Félix Cesar Navarro Miranda, Héctor Enrique Arce Zaconeta, Héctor Andrés Hinojosa Rodríguez, Rodolfo Edmundo Rocabado Benavides, Carlos Rene Ortuño Yañez, Roberto Iván Aguilar Gómez, Cesar Hugo Cocarico Yana, Wilma Alanoca Mamani, Gisela Karina López Rivas, Tito Rolando Montaño Rivera. 

16 enero 2019

Video Nuevo Billete de 100 Bs, medidas de seguridad

15 enero 2019

Video Asi es el nuevo Billete de 100 Bolivianos!!!

14 enero 2019

El tamaño de la economía aumentó a $us 40.000 MM



El tamaño del Producto Interno Bruto (PIB) nacional registró un salto histórico en el período 2005-2018 al pasar de $us 9.574 millones a $us 40.000 millones, como resultado de la aplicación del Modelo Económico, Social, Comunitario y Productivo.

El PIB es entendido como el valor total de la producción de bienes y servicios producidos en un país durante un determinado período de tiempo, que por lo general suele ser de un año.

Desde 2006, la fortaleza del mercado interno permitió registrar un crecimiento sostenido de sectores como la construcción, la elevación en los montos facturados por los supermercados y restaurantes, y del transporte aéreo y carga, la creación de nuevas empresas, entre otros factores que incidieron en el impulso del PIB, según el Ministerio de Economía.

En un balance de gestión realizado el 30 de diciembre de 2018, el vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, afirmó en la red de medios estatales que no es casual que Bolivia se consolide por seis años como la economía de mejor crecimiento (2009, 2014, 2015, 2016, 2017 y 2018) en Sudamérica.

“Bolivia otra vez salió campeona sudamericana en economía (en 2018) y el secreto del crecimiento es una mezcla de cuatro cosas: mercado interno, mercado externo, distribución de la riqueza y papel del Estado en la economía”, sostuvo la autoridad al referirse al éxito económico nacional de los últimos 13 años.

En el período 2005-2018, el tamaño del PIB aumentó de $us 9.574 millones a $us 40.000 millones, que representa un crecimiento de alrededor de 400%.

Este resultado fue atribuido por el exministro de Economía Luis Arce Catacora a la decisión del presidente Evo Morales de implementar desde su primer año de gobierno el Modelo Económico, Social, Comunitario y Productivo, cuya principal característica es generar excedentes de ingresos económicos a través de las empresas estatales y redistribuir la riqueza para mejorar la calidad de vida de la población.

“Estos datos económicos (de crecimiento) a los que ya nos están acostumbrando los organismos internacionales de que Bolivia siempre esté a la cabeza (del desarrollo en Suramérica) van acompañados en el caso nacional de también logros y éxitos en el plano social, (como la) reducción de la pobreza, desempleo, diferencia entre ricos y pobres, y aumento en la esperanza de vida”, apuntó Arce.

De acuerdo con los datos oficiales, en 20 años antes de 2006, es decir, entre 1986 y 2005, el PIB nacional apenas casi triplicó su valor, tomando en cuenta que pasó de $us 3.976 millones a $us 9.574 millones.

El PIB per cápita pasó de $us 1.037 a $us 3.610

El PIB per cápita (por habitante) aumentó en el período 2006-2017 de $us 1.037 a $us 3.610, lo que demuestra que la economía nacional registró fortaleza y crecimiento sostenido.

“El PIB per cápita es un indicador que permite ver o hacer análisis económicos para ver cómo va un país. En la medida en que un país aumente este indicador, se dice que se está fortaleciendo, que está en crecimiento y continuo progreso económico”, explicó a Cambio el analista Abraham Pérez.

Sobre la base del crecimiento del PIB per cápita, el ministro de Economía, Mario Guillén, dijo en diciembre del pasado año que hoy cada boliviano nace “con un ahorro de casi 2.300 dólares”, como resultado de los logros económicos que registró el país.

Los ahorros de la población suman Bs 174.953 millones



Desde 2006, la cartera de ahorros de la población en el sistema financiero aumentó de Bs 29.424 millones a Bs 174.953 millones hasta noviembre de 2018, mientras que los créditos, de Bs 26.879 millones a Bs 169.109 millones.

Gracias a la aplicación del Modelo Económico Social Comunitario Productivo y la dinamización de la economía nacional, la población boliviana incrementó sus ingresos, lo cual se reflejó en el aumento de los depósitos en los bancos, mutuales, cooperativas y otros.

Según los datos del Ministerio de Economía, hasta agosto de 2018, los depósitos en el sistema financiero llegaron a $us 26.436 millones, un 556% más a lo registrado en 2005 ($us 3.678 millones), lo cual demuestra que ahora la población boliviana cuenta con mayores ingresos que le permiten tener un margen para el ahorro.

Los principales instrumentos de ahorro de la población son los depósitos a plazo fijo, que representan el 47%; las cajas de ahorro, el 32%; los depósitos vista, el 18%, y otros, el 3%.

En materia de cuentas de ahorro, el informe señala que en 2005 existían 1,9 millones de cuentas; sin embargo, hasta junio de 2018 la cifra se incrementó a más de 10 millones.

Del total de cuentas registradas, el 88% (más de 9,3 millones) corresponde a personas que tienen montos menores a $us 500, lo que refleja que ahora la población de ingresos medios y bajos tiene capacidad de ahorro gracias a las políticas redistributivas del Gobierno, que beneficiaron a las personas de menores ingresos.

En un balance de gestión expuesto por el vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, el 30 de diciembre de 2018 en la red de medios estatales, dijo que Bolivia dejó de ser un país pobre y se convirtió en un país de ingresos medios.

“Aún hay pobreza, aún hay muchas necesidades, pero vaya que hemos logrado superar una buena parte de ello. Y si este tren de progreso se mantiene, no le colocan trancas, no le sacan la riel, en ocho años más Bolivia tendrá un ingreso igual al de Chile o al de Argentina”, aseveró.

Destacó que hoy el boliviano tiene mejores condiciones de vida porque “su salario, su ingreso, su primer aguinaldo, su segundo aguinaldo” está basado en su propio esfuerzo y la política nacional implementada desde 2006.

La autoridad resaltó que ahora el ingreso de los bolivianos no está basado en la limosna, como sucedía en el pasado, o en bajar la cabeza ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), sino que es resultado de la fortaleza económica que se tiene, producto de la nacionalización e industrialización de los recursos naturales.

Remarcó que ahora Bolivia es otro país y lo importante es mantener ese logro para que “nunca más pierda la dignidad.

García Linera sostuvo que en una década el país avanzó, a una velocidad y ritmo de crecimiento históricos, lo que no pudo en 100 años.

“Pase lo que pase en los siguientes años nadie le debe quitar este derecho de los bolivianos al bienestar, al crecimiento, a la dignidad. No puede ser que venga un gobernante a robarle algo que se construyó con sacrificio”, dijo.

Créditos subieron 607% y la mora bajó 2%

Los créditos entre 2005 y agosto de 2018 se incrementaron en 607% y el índice de mora alcanzó a 2%, uno de los más bajos de Suramérica, según los datos del Ministerio de Economía.

Asimismo, el 35% de los prestatarios (538.014) del sistema financiero se benefició con la rebaja de tasas de interés, ampliación del plazo y otros incentivos por ser buenos clientes. De este grupo, el 57% obtuvo una disminución de la tasa de interés, un 11% la ampliación del plazo, 9% logró el refinanciamiento de su deuda, 6% alcanzó mejores condiciones en garantías y aumento de financiamiento.

Por otro lado, los préstamos productivos subieron de $us 1.890 millones en 2010 a $us 10.250 millones hasta agosto de 2018. De este capital, $us 4.796 millones (46,8%) están en Santa Cruz, $us 2.349 millones (22,9%) en La Paz, $us 1.933 millones (18,9%) en Cochabamba, $us 305 millones (3%) en Chuquisaca, y el resto (10%) en los demás departamentos.

En relación con el destino del crédito, entre agosto de 2017 y 2018, la industria manufacturera concentró el 37% ($us 689 millones), la construcción el 28% ($us 515 millones), la agricultura y ganadería el 16% ($us 296 millones), el turismo 13% ($us 231 millones) y energía 5% ($us 97 millones).

12 enero 2019

Economía se desacelerará a 2,9 % por bajo comercio e inversión

Se espera que en 2019 el crecimiento de las economías en desarrollo y de mercados emergentes se mantenga estable, aunque a nivel mundial se experimentará una desaceleración, debido a un bajo dinamismo de las inversiones y el comercio, según el informe del Banco Mundial Global Economic Prospects (Perspectivas económicas mundiales) de enero de 2019.

El comercio y las inversiones internacionales se han atenuado. Las tensiones comerciales siguen siendo elevadas. El año pasado, varios de los grandes mercados emergentes experimentaron considerables presiones financieras, señala una nota de prensa del Banco Mundial.

En este difícil contexto, se espera que en 2019 el crecimiento de las economías en desarrollo y de mercados emergentes se mantenga estable. El repunte de las economías que dependen en gran medida de los productos de exportación probablemente sea mucho más lento de lo esperado. Se prevé que el crecimiento de muchas otras economías se desacelerará.

Además, según el informe del Banco Mundial Global Economic Prospects(Perspectivas económicas mundiales) de enero de 2019, están aumentando los riesgos de que el crecimiento sea aún menor que el previsto.

Los bancos centrales de las economías avanzadas seguirán eliminando las políticas acomodaticias que respaldaron el largo proceso de recuperación que siguió a la crisis financiera mundial ocurrida hace 10 años.

Asimismo, las disputas comerciales latentes podrían intensificarse. Los mayores niveles de deuda han hecho que algunas economías, en particular las de los países más pobres, se vuelvan más vulnerables a la suba de las tasas de interés mundiales, los cambios en la actitud de los inversionistas o las variaciones del tipo de cambio.

Fenómenos

meteorológicos

También la mayor frecuencia con que se producen los fenómenos meteorológicos extremos incrementa el riesgo de grandes oscilaciones en el precio de los alimentos, lo que podría intensificar la pobreza.

Dado que el crecimiento equitativo resulta esencial para aliviar la pobreza e impulsar la prosperidad compartida, las economías en desarrollo y de mercados emergentes deben enfrentar este entorno económico complicado adoptando medidas destinadas a mantener el impulso económico, preparándose para las turbulencias, y promover el crecimiento a largo plazo.

Para lograrlo, es importante reconstruir los mecanismos de amortiguación de los bancos centrales y a nivel presupuestario, fomentar el capital humano, promover la integración comercial, y encarar los desafíos que representan los sectores informales, que en algunos casos registran proporciones considerables.

"A comienzos de 2018, la economía mundial avanzaba a toda marcha, pero perdió velocidad durante el año y el viaje podría volverse aún más accidentado este año", afirmó Kristalina Georgieva, directora general del Banco Mundial.

"A medida que aumenten las dificultades económicas y financieras para los países emergentes y en desarrollo, los avances mundiales en la reducción de la pobreza extrema podrían verse amenazados. Para mantener el impulso, los países deben invertir en las personas, promover el crecimiento y construir sociedades resilientes".

09 enero 2019

El país crecerá 4,3 % en 2019

A pesar de que el Gobierno fijó un crecimiento de 4,7 por ciento para la presente gestión, un nuevo informe del Banco Mundial señala que Bolivia sólo alcanzará a 4,3 por ciento, y hasta el 2021 registrará una desaceleración económica.

El informe también confirma un crecimiento para el 2018 de 4,5 por ciento, pero nuevamente señala cifras menores a las fijadas por el Gobierno, en 2020 y 2021, 3,8 y 3,4 por ciento.

El Banco señala perspectivas poco auspiciosas: la economía mundial se desacelerará al 2,9 por ciento en 2019 con el debilitamiento del comercio y de la inversión, y para mantener el crecimiento, las economías emergentes y en desarrollo deberían volver a establecer espacio macroeconómico e impulsar la productividad.

Según las proyecciones, el crecimiento económico mundial se reducirá del 3 % (cifra revisada a la baja) en 2018 al 2,9 % en 2019, en medio de crecientes riesgos adversos del panorama económico, según declaraciones del Banco Mundial emitidas ayer .

El comercio internacional y la actividad manufacturera se han atenuado, las tensiones comerciales siguen siendo altas y los mercados financieros de algunos de los grandes mercados emergentes han experimentado considerables presiones.

Según el informe Global Economic Prospects (Perspectivas económicas mundiales) de enero de 2019, se anticipa que el crecimiento de las economías avanzadas caerá al 2 % este año. Se prevé que la disminución de la demanda externa, el aumento del costo del endeudamiento y la persistente incertidumbre en materia de políticas influirán en las perspectivas de las economías de mercados emergentes y en desarrollo. Cabe esperar que en 2019 el crecimiento de este grupo de países se mantenga estable en un 4,2 % (una tasa más baja de lo que se había previsto).

La recuperación económica en los países exportadores de productos básicos se ha estancado, en tanto que la actividad de los países importadores de dichos productos se está desacelerando. En 2019, el crecimiento per cápita no será suficiente para acortar la brecha de ingresos con las economías avanzadas en aproximadamente el 35 % de las economías de mercados emergentes y en desarrollo, porcentaje que aumentará al 60 % en el caso de los países afectados por la fragilidad, los conflictos y la violencia.

Varios acontecimientos podrían frenar aún más la actividad económica. El aumento de los costos del endeudamiento podría deprimir los flujos de capitales y provocar una ralentización del crecimiento en muchas economías de mercados emergentes y en desarrollo.

El incremento de la deuda pública y la deuda privada en el pasado podría acrecentar la vulnerabilidad a los cambios de las condiciones de financiamiento y de la actitud del mercado. La intensificación de las tensiones comerciales podría resultar en un menor crecimiento mundial y perturbar las cadenas de valor interconectadas a nivel mundial.