17 enero 2017

UNIVida reiniciará el 24 de enero a comercializar el SOAT



La aseguradora estatal UNIVida empezará el 24 de enero a comercializar la roseta electrónica del Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (SOAT), mientras que, a partir del jueves se iniciará la entrega de los dispositivos electrónicos a quienes adquirieron los certificados en diciembre, informó el gerente general de empresa, Roberto Ewel.

El cronograma fue establecido una vez la Empresa Pública Quipus entregó 1,2 millones de dispositivos electrónicos.

Ewel anunció que se habilitarán 675 puntos de comercialización y explicó que a partir de este jueves se empezará a entregar la roseta en las oficinas de UNIVida, Alianza y Nacional Vida y Nacional Patrimoniales a los propietarios que adquirieron la certificación en diciembre

Especificó que se habilitó un centro de llamadas para informar del canje e incluso abrió la posibilidad de que se lleve la roseta hasta el domicilio del beneficiario.

Ewel reiteró que se aplicarán las sanciones correspondientes a Quipus por el retraso en la entrega del lote adquirido.

Sobre los procesos iniciados por la Autoridad de Fiscalización y Control de Pensiones y Seguros (APS) contra UNIVida, reiteró que se están presentando los descargos y que todavía no hay una resolución sancionatoria.

Gobierno usará dinero de jubilaciones en otros fondos


El viceministro de pensiones, Mario Guillén, informó este martes que el Gobierno pretende seguir utilizando el dinero de las jubilaciones para establecer nuevos fondos de apoyo a pequeños empresarios.



"El camino está abierto y creemos que en la medida en que podamos generar nuevos fondos, generar nuevos mecanismos, que la gente esté segura en sus aportes, vamos a seguir haciéndolo", dijo Guillén en entrevista con ATB, cuando se le consultó si el fondo agropecuario es único o se crearán otros en el futuro.



"En función de que generemos mecanismos de repago, vamos a poder generar fondos que favorezcan a productores del occidente o de algún otro sector, estamos empezando una dinámica", explicó la autoridad.



Según dijo, hasta ahora el dinero de las AFP sólo ha servido para financiar a las grandes empresas, entre ellas Soboce, que se han prestado dinero a través del mercado de valores. Por eso, Guillén considera que es hora de empezar a beneficiar a los pequeños empresarios y sectores productivos del país.



Este lunes, el Gobierno y los agropecuarios de Santa Cruz llegaron a un acuerdo para disponer 150 millones de dólares de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) para la dotación de créditos para ese sector.



El nacimiento de este fopndo se encuentra enmaercado en la Ley de Pensiones, que establece que las AFP puede invertir hasta un 5% de los fondos de pensiones en pequeñas y medianas empresas (art. 140 de la Ley 065, del 10 de diciembre de 2010). El proceso tomará unas dos semanas.



Este martes, Guillén informó que el dinero será devuelto en 12 años.



"El fondo va a tener una duración de 12 años, en 12 años el fondo puede vueltas varias veces, digamos si nosotros prestamos por un año, podemos prestar 12 veces, en 12 años el fondo se termina y es ahí donde vuelve la plata a la AFP, más todos los rendimientos que se vaya generando con estos créditos", explicó el viceministro.



Explicó que la creación del fondo es "un punto de encuentro" entre la necesidad de los productores agropecuarios de Santa Cruz de obtener financiamiento y el requerimiento de las AFP de poder invertir el dinero que tienen acumulado y que llega aproximadamente a 13.500 millones de dólares.



Las AFP no están obligadas a invertir



Según Guillén, actualmente las AFP no están obligadas a invertir en estos fondos, pero dijo que el beneficio es que obtendrán mejores rendimientos porque los bancos pagan bajos intereses.



"Es importante para la gente que las AFP generen mejores rendimientos, en la medida que no generen mejores rendimientos nosotros vamos a tener menos capital y nuestras pensiones van a ser menores. No es una cosa nueva, hay varios fondos parecidos en el mercado", añadió.

ONCE BANCOS BOLIVIANOS FIGURAN EN EL RANKING DE AMÉRICA ECONOMÍA

La revista América Economía, en su trigésimo aniversario, distinguió a 11 entidades bancarias de Bolivia que figuran en su "Ranking de Bancos 2016", donde se evalúa a los 250 mayores bancos de Latinoamérica.

La ceremonia programada en forma conjunta con la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban) se realizó en el auditorio de la Cámara Nacional de Industrias, ante un abarrotado auditorio de personalidades del ámbito financiero.

Entre los galardonados figuran Banco Mercantil, Banco Unión, Banco Nacional de Bolivia, Banco BISA, Banco de Crédito BCP, Banco Fassil, Banco Solidario, Banco FIE, Banco Ganadero, Banco Económico y Banco Prodem

"Nos enorgullece saber que año a año se suman más entidades financieras de Bolivia a un ranking que mide sus capacidades a nivel Latinoamérica. Hoy queremos hacer pública esta noticia destacando que ya son 11 bancos bolivianos partícipes de estos indicadores, evolucionando hasta 14 puestos en relación a la pasada gestión”, dijo el secretario ejecutivo de Asoban, Nelson Villalobos.

Otros oradores fueron el vicepresidente del Directorio del Banco Central de Bolivia, Luis Fernando Baudoin, y el director de América Economía Bolivia, Guiillermo Prömmel.

En la oportunidad, se entregó también reconocimientos a empresarios destacados.

Financiamiento productivo con fondos de AFP

El Gobierno nacional dispuso el 5%, equivalente a 150 millones de dólares, del Fondo de Pensiones, donde se encuentran los ahorros de los trabajadores para las jubilaciones, en calidad de créditos para el sector agropecuario y productivo del país.

“Felizmente hemos llegado a acuerdos. Se va a disponer del 5% del Fondo de Pensiones para un crédito agropecuario, viene a ser como 150 millones de dólares”, declaró el presidente Morales.

Según el viceministro de Pensiones y Servicios Financieros, Mario Guillén, al presente las Administradoras de Fondos de Pensiones, son responsables de alrededor de $us 15.000 millones, recursos que son propiedad de trabajadores.

REUNIÓN

Este lunes, Morales acompañado de los ministros de Economía, Luis Arce; de Defensa, Reymi Ferreira, y de Autonomías, Hugo Siles, se reunió con las instituciones del sector productivo como Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), la Cámara de Industria y Comercio (Cainco), la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz.

CONDICIONES

Morales explicó que el acuerdo también establece que el plazo de devolución del crédito es de 10 años, a un interés del 7% para inversiones y del 9% para gastos de operación. Y comprometió que la dotación de los créditos se procesará a través de decretos supremos.

PROYECTO

En conferencia de prensa, en la ciudad de Santa Cruz, el Jefe de Estado explicó que esa determinación fue asumida en base a un proyecto presentado por el sector agropecuario cruceño para crear un crédito productivo.

“Felizmente hemos llegado a un buen acuerdo, quiero informarles que se va a disponer el 5% del Fondo de Pensiones para un crédito agropecuario”, dijo el mandatario, luego de sostener una reunión con ese sector.

Detalló que el interés del crédito para inversión será de 7% anual y para gastos de operación, 9%, ambos con un plazo de hasta 10 años.

DECRETO

Morales indicó que esa determinación será formalizada mediante un decreto supremo. “Este crédito por ejemplo ha sido para riego, maquinaria, insumos, entonces ha sido importante esta reunión sostenida acompañada de los ministros y el sector agropecuario”, manifestó.

Morales mencionó que ese financiamiento demuestra el trabajo conjunto entre el sector privado y público para aportar al crecimiento de Bolivia, pese a la crisis financiera internacional.

16 enero 2017

IV Conferencia Anual CAF-LSE: La globalización en crisis y su impacto sobre el Sur Global

Reconocidos líderes, académicos e investigadores de América Latina y Europa participaron en Londres de la IV Conferencia organizada por CAF y la London School of Economics and Political Science (LSE), en la que debatieron acerca de la crisis de la globalización y su impacto en el Sur Global.

(16 de enero de 2017). Académicos y expertos de Europa y América Latina analizaron desde diversas perspectivas la actual crisis de la globalización y resaltaron la necesidad de avanzar hacia un sistema de gobernanza global para dar respuestas eficaces a nuevas realidades, como la creciente urbanización y el mayor poder de las economías emergentes, durante la IV Conferencia Anual CAF-LSE realizada hoy en Londres.

La conferencia, titulada “La globalización en crisis: implicaciones para el Sur Global”, fue inaugurada por Enrique García, presidente ejecutivo de CAF —Banco de Desarrollo de América Latina—, Chris Alden, director de la Unidad Sur Global de la London School of Economics and Political Science (LSE), y Paul Kelly, Pro-Director for Teaching and Learning de esa misma institución educativa.

A través de los diversos paneles, los expertos analizaron una serie de cambios que ponen de relieve el funcionamiento y los efectos de la globalización, como el avance de la salida de Reino Unido de la Unión Europea (“Brexit”), la creciente cooperación Sur-Sur, el rol de China, el cambio de presidente en Estados Unidos y el decisivo papel de los bancos de desarrollo.

La sesión de apertura estuvo a cargo del ex director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) y ex presidente del Banco de Francia, Michel Camdessus, quien compartió su visión respecto a “El Mundo en 2050” enumerando las megatendencias que, a su juicio, marcarán el mundo en los próximos años, entre las que destacó el crecimiento demográfico mundial de la mano de África, la acelerada urbanización, la explosión de la clase media, los avances tecnológicos y el mayor peso de los mercados emergentes. “Son tendencias que traen oportunidades, pero también enormes retos”, afirmó.
En esa línea, Camdessus resaltó “el cambio radical para la economía” que implica que el grueso del PBI mundial se genere en los mercados emergentes y enfatizó el desafío de reformar el sistema de gobernanza global actual para que se adapte al nuevo contexto.
“Ha llegado el momento indicado para encarar la reformulación del sistema monetario y financiero global para lograr un crecimiento sostenible en la próxima década. Tenemos el desafío de crear una nueva gobernanza global en la que todos los continentes tengan la posibilidad de expresarse de manera legítima, justa y constitucional”, afirmó.
El ex gerente del FMI se refirió a la responsabilidad que gobiernos e instituciones tienen a la hora de identificar y definir los cimientos de este nuevo sistema e “impulsar una nueva conferencia de Bretton Woods”, al tiempo que advirtió que “no hay tiempo que perder” ya que lograr los consensos básicos es complejo y lleva mucho tiempo.
Camdessus pronosticó que el crecimiento global en los próximos años seguirá en los mismos niveles de los últimos 20 años. “El desafío es mantener ese crecimiento y transformarlo en bienestar real para la gente”, consideró.
En este nuevo escenario, los bancos de desarrollo juegan un rol clave en la reformulación de la gobernanza mundial. Ese fue el punto central que destacaron Enrique García, presidente ejecutivo de CAF, Nikolay Kosov, presidente del Banco Internacional de Inversión (IIB), Enrique Iglesias, ex presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Alejandro Foxley, ex ministro de Finanzas de Chile y actual presidente de la Corporación de Estudios para Latinoamérica (Cieplan), durante un panel que fue moderado por el ex ministro de Hacienda de Colombia, José Antonio Ocampo.
García y Kosov coincidieron en resaltar la función catalizadora, anticíclica y generadora de conocimiento que aportan los bancos de desarrollo.

“A pesar de que la globalización está en crisis, los bancos de desarrollo no lo están. Al contrario, ahora tienen numerosas oportunidades no sólo para financiar programas sino también en cuanto a su capacidad para la promoción de instituciones más sólidas, la generación de conocimiento y el pragmatismo a la hora de actuar en favor de los países”, afirmó el presidente García.

En tanto, el presidente García se refirió a la particular estructura de gobernanza de CAF que ha llevado al éxito de la institución -un voto por director, directorio no residente, revisión cada dos años de las líneas de acción- y enfatizó la importancia de adaptarse con rapidez a los cambios. “Los bancos de desarrollo deben evolucionar de acuerdo con las necesidades de sus países y las nuevas realidades”, expresó.

Iglesias y Foxley, por su parte, abordaron el papel de los bancos de desarrollo en América Latina. Iglesias destacó la pobreza en las ciudades como uno de los principales desafíos de la región en los próximos años y resaltó el aporte que pueden hacer las entidades en términos de infraestructura, productividad, programas sociales, integración y sistemas financieros.

Para Foxley, en tanto, el desafío a nivel regional consiste en impulsar una estrategia que incentive “un crecimiento que vaya desde la base productiva hacia arriba”.

Destacados académicos abordaron en otro panel el origen y naturaleza de la crisis de la globalización. Elizabeth Sidiropoulos, CEO del Instituto Sudafricano de Relaciones Internacionales (SAIIA, por sus siglas en inglés), Yu Zheng, de la Universidad de Fudan, en Shangái, y David Patrick Houghton, del US Naval War College, se refirieron, respectivamente, a tres acontecimientos centrales: el mundo post-liberal, el rol clave de China y la asunción del nuevo presidente estadounidense, Donald Trump.
La visión desde América Latina estuvo a cargo de Gabriela Ramos, Consejera Especial para el Secretario General de la OCDE y Sherpa ante el G-20, quien planteó la importancia de asumir la globalización como un sistema de interconexión e integración que va más allá del ingreso o PBI de los países a la hora de rever su funcionamiento.
“No se trata de revertir la globalización sino de reposicionarla sobre mejores herramientas: calidad de vida, políticas públicas y narrativa. Los intentos de cualquier país por limitar su comercio exterior es un tiro en el pie”, afirmó Ramos durante el panel moderado por Irene Mia, directora editorial global de The Economist.
Respecto a América Latina, Ramos consideró que la región debería preocuparse menos por el escenario externo y enfocarse puertas adentro en asuntos claves como la educación, la infraestructura y la participación de las mujeres en la economía. “En México, mi país, es de sólo de 7%”, graficó.
Por su parte, Houghton dijo que aún hay mucha incertidumbre respecto a lo que hará Trump cuando efectivamente asuma. El académico destacó que, si quisiera, el presidente electo tiene a su disposición leyes para imponer muchas de las medidas que amenaza con tomar, como aplicar tarifas a China. No obstante, puso en duda que pueda imponer su voluntad al Congreso. “Muchos congresistas republicanos no quieren ni votarían por estas tarifas”, dijo.
El Brexit y su impacto en el Sur Global fue otro tema de actualidad que se analizó en la IV Conferencia CAF-LSE. Enrique Letta, ex primer ministro de Italia y actual decano de la Escuela de Asuntos Internacionales de París (PSIA), consideró que “es imposible negociar el Brexit completamente en dos años; se necesitan al menos ocho”. “Son intereses muy variados y es difícil ponerlos a todos en un mismo barco”, agregó.

Por su parte Mark Leonard, co-fundador y director del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores consideró que “un Brexit sin negociación es más peligroso que uno negociado” y habló de las consecuencias para Europa en términos de comercio y migración. “Con el Brexit la Unión Europea pierde poder en los acuerdos comerciales”, dijo, al tiempo que resaltó que “la peor amenaza es que el Brexit genere un efecto dominó”.

Del panel participaron también Michelle Campbell, economista senior de Dun & Bradstreet y Rahul Roy-Chaudhury, del Instituto Internacional para Estudios Estratégicos (IISS, por sus siglas en inglés), quienes coincidieron en señalar que el Brexit, si bien tendrá efectos negativos innegables, podría abrir también la oportunidad de estrechar los lazos políticos y comerciales entre el Reino Unido y otros países o regiones del mundo.

Por otro lado, los académicos y especialistas Chris Hughes (LSE), Susana Moreira (Banco Mundial), Taotao Chen (Universidad de Tsinghua) y Félix Peña (ICBC Foundation) se refirieron a la relación entre China y América Latina como parte del proceso de acercamiento Sur-Sur.

Hughes señaló que “América Latina debe mejorar la calidad de su relación económica con China”. “Eso significa impulsar la autonomía latinoamericana. Hoy día, si el PBI de China disminuye, también lo hace el de América Latina”, agregó.

Por su parte, Taotao Chen hizo un recorrido de la evolución de la inversión china en el extranjero y señaló que “para varias empresas chinas, la crisis global de 2009 significó la oportunidad de animarse a entrar al mercado latinoamericano”.

La conferencia concluyó con una sesión especial sobre “Cuba en el siglo XXI”. Yamile Berra Cires, vicepresidenta del Banco Central de Cuba, se refirió a las transformaciones que el estado ha puesto en marcha y habló de los retos que aún están pendientes, entre ellos la modernización de la economía para poder atraer inversiones extranjeras. Mario Bergara, presidente del Banco Central de Uruguay y Juan Triana, profesor de la Universidad de La Habana, se refirieron por su parte a la unificación de las dos monedas oficiales como el próximo gran paso que Cuba debe tomar para dar una señal de su voluntad de insertarse en la economía global.

La conferencia anual CAF-LSE forma parte del programa de colaboración entre ambas instituciones para promover el conocimiento y experiencias entre académicos y expertos de Europa y Latinoamérica, y contribuir así al desarrollo inclusivo y sostenible de la región.


15 enero 2017

Expertos identifican once riesgos para la economía



Expertos consideran que la economía boliviana enfrentará al menos 11 riesgos en esta gestión, por lo que sugieren medidas paliativas y directrices para reducir el impacto de éstos.

Una mayor reducción de las Reservas Internacionales Netas (RIN) producto de la caída de los precios de los hidrocarburos, problemas climatológicos (2), menor inversión privada (3), incertidumbre en el mercado internacional (4), déficit fiscal (5) y de la balanza comercial (6), fracaso de proyectos públicos (7), incumplimiento del pago de créditos otorgados a estatales por el Banco Central de Bolivia (8), desempleo (9), menor producción de alimentos por falta de incentivos a la producción agrícola (10) y deficiencias en la gestión pública (11) fueron las amenazas identificadas.

Los expertos plantearon también algunas medidas que ayudarían a paliar los probables efectos negativos para el país.

Para afrontar los problemas provocados por el cambio climático —que afectan la producción, principalmente, agropecuaria y agroindustrial y el abastecimiento de agua—, la economista Beatriz Muriel sugiere “comenzar a pensar seriamente en encarar la problemática desde un enfoque de prevención más que de solución”.

Asimismo, agrega, hay que “trabajar diversos factores que hacen a un mejor clima de negocios” y “valorizar y promocionar” la inversión privada, que este año puede disminuir por un escenario económico menos favorable.

PERSPECTIVAS. Juan Antonio Morales aconseja, por su parte, “prepararse para distintos escenarios”, ya que son inciertos los efectos que tendrán en el mercado internacional las políticas que implementará Donald Trump, el nuevo presidente de Estados Unidos, una de las economías más grandes del mundo. Para Bolivia, dijo, la situación se reflejará “particularmente en los precios de las materias primas”.

“También el déficit fiscal está desbocándose y siendo originado, en gran parte, por un programa demasiado grande de inversiones públicas”, aseveró el expresidente del BCB. Alberto Bonadona consideró, a su vez, que “muchos proyectos” productivos del Gobierno como la Planta de Urea y Amoniaco o la Empresa Azucarera San Buenaventura podrían fracasar “porque se realizaron sin diseño final, sin un estudio”.

“No hay manera de solucionar” eso, afirmó el economista. “Otro riesgo derivado del anterior es que el BCB se vea muy debilitado, porque no podría recibir a tiempo los pagos de empresas”, cuya conformación financió con sus recursos.

A estos peligros, agregó, se suma el aumento del desempleo a causa de la desaceleración. “Se supone que el Estado debe impulsar actividades de investigación e innovación para lograr proyectos que absorban mano de obra y generen mejores ingresos” para los trabajadores, afirmó.

Juan Carlos Núñez, director de la Fundación Jubileo, recomendó certificar las reservas probadas de gas del país para que las negociaciones hechas por Bolivia sean “creíbles” al momento de buscar nuevos mercados para el hidrocarburo. No obstante, añadió, la dependencia de los ingresos por hidrocarburos “nos hace de alguna manera vulnerables. Va a haber una reducción de ingresos fiscales que van a sentir más municipios y gobernaciones”.

MEDIDAS. Otra amenaza que ve Núñez está ligada al contrabando de alimentos, “que tendrá un impacto en la productividad del país”. Por ello, sugiere “voluntad política, inversiones claras y un programa integral de desarrollo rural para impulsar la productividad en el país”. Así también observó riesgos y deficiencias en la gestión pública. “Un ejemplo es el racionamiento de agua” en varias ciudades. Hay que “valorar”, aconseja, “la eficiencia para lograr los resultados esperados, esto implica tener gente capaz, profesional y técnicamente”.

El economista Roberto Laserna explica que el riesgo a corto plazo proviene del comercio exterior. “Si continúan cayendo las exportaciones y se mantiene fijo el tipo de cambio, el déficit comercial seguirá aumentando, lo que a su vez seguirá reduciendo las reservas internacionales. Eso no solamente tiene incidencia económica, sino también psicológica”.

El experto indicó que afrontar ese punto “no es fácil”. “Modificar la política cambiaria, volviendo a la flotación, puede ser políticamente traumático. No es posible aumentar reservas (de gas) rápidamente porque las inversiones en exploración son complejas y requieren tiempo”, sostiene.


Jesús Nazareno consolida emisiones bursátiles


La cooperativa Jesús Nazareno Ltda. consolida la emisión de instrumentos bursátiles en el país, con el objetivo de ampliar los beneficios para sus socios en términos de intermediación financiera.


Así lo afirmó el gerente general de la entidad, Rolando Domínguez, que destacó la gestión 2016 en la que materializó su proyecto Emitir Valores de Deuda, instrumentados mediante pagarés de oferta privada, con buena acogida en el mercado de valores.


“La buena gestión financiera demostrada ante el Banco de Desarrollo para América Latina (CAF) nos ha permitido ampliar nuestro convenio de financiamiento, además del acceso a recursos financieros mediante préstamos, lo que incide directamente en una mejora en la calificación de riesgo de la emisión y, por consiguiente, optimizamos los costos de fondeo”, dijo el ejecutivo.


La entidad mantiene una sólida solvencia patrimonial, con un coeficiente de adecuación patrimonial superior al 18% y un índice de mora controlado levemente por encima del 2%


Twitter / Bolsa_BBV