18 enero 2016

El crecimiento de la economía fue exponencial y casi se cuadruplicó



En la última década, el tamaño de la economía boliviana ha crecido exponencialmente y casi se ha cuadruplicado. Entre 2005 y 2015, el Producto Interno Bruto (PIB) se ha expandido de $us 9.525 millones a $us 34.493 millones.

Uno de los factores para lograr esta expansión ha sido la demanda interna, que se ha reactivado gracias a la aplicación, desde 2006, del Nuevo Modelo Económico Social Comunitario y Productivo. A partir de ese año, Bolivia ha experimentado y experimenta un acelerado crecimiento de su economía.

Los datos son contundentes. Entre 1998 y 2005, el PIB boliviano apenas había crecido de $us 8.489 millones a $us 9.525 millones. Durante ese periodo, la economía estaba prácticamente estancada.

No obstante, a partir de 2006 hubo un giro de 180 grados en el manejo de la política económica. Revirtiendo privatizaciones de la década de 1990, la industria de hidrocarburos fue nacionalizada el 1 de mayo de 2006. Siguieron empresas mineras, de telecomunicaciones y de energía eléctrica (distribución, generación y transporte). El Gobierno también creó una nueva aerolínea estatal y empresas públicas de lácteos, papel, azúcar y cemento, entre otras.

El incremento de los ingresos del Estado por las exportaciones de gas natural permitió a la administración del presidente Evo Morales crear bonos para estudiantes, madres y ancianos, que aumentaron su popularidad y fortalecieron la demanda interna.

En 2005, por ejemplo, Bolivia apenas recibía $us 673 millones por la renta petrolera y un año más tarde, tras la nacionalización, esos ingresos se duplicaron hasta alcanzar los $us 1.474 millones. En los siguientes años los montos se incrementaron progresivamente hasta llegar en 2014 a los $us 5.530 millones. Sin embargo, la renta petrolera sufrió una abrupta caída en 2015 por el descenso de los precios del petróleo que incide directamente en los precios del gas natural exportado a Brasil y Argentina. Ese año, el Estado recibió un 33% menos respecto a lo obtenido el año precedente.

Entre 2006 y 2015, la economía boliviana creció a tasas sin precedentes, con un pico de 6,80% en 2013, pese a la crisis mundial. El PIB global subió a $us 34.493 millones en 2015 y el PIB per cápita a unos $us 3.000, con lo que el país dejó de ser el más pobre de Sudamérica, según cifras oficiales.

Desde 2006, Bolivia ha logrado obtener superávit en la cuenta fiscal, algo que jamás antes había sucedido con la economía, lo que no significa que el Estado siga recurriendo a la deuda externa. De igual modo, la inversión pública ha registrado hitos históricos nunca antes alcanzados, todo ello dentro de un contexto de una economía en vías de desarrollo.

En el lapso de una década, la inversión pública se ha multiplicado por 10, de los $us 629,2 millones presupuestados en 2005 a los $us 6.178,9 millones programados para la gestión pasada, eso sin tomar en cuenta la inversión de las empresas públicas o estatales. Las fuentes de financiamiento también han cambiado. Si antes el 63% de los recursos provenían de fuente externa, ahora es el 22%.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twitter / Bolsa_BBV