11 octubre 2017

Legisladores piden informe a gerente de banco y a la ASFI

Asambleístas opositores y oficialistas coincidieron en que la Gerente General del Banco Unión y la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) deben explicar sobre el desfalco a la entidad bancaria dependiente del Estado. Enviaron una petición de informe escrito.

“Estamos haciendo las fiscalizaciones correspondientes y hemos preparado una petición de informe escrito para las autoridad de la ASFI y la Gerente General de Banco Unión porque no puede ser que no se haya dado cuenta que faltaban millones en las bóvedas”, afirmó el diputado del Movimiento al Socialismo (MAS), Édgar Montaño.

Anteriormente, el diputado Wilson Santamaría (UD) formuló una petición de informe oral a la responsable de ASFI, a la Unidad de Investigación Financiera y a la entidad bancaria para que expliquen sobre el escandaloso hurto de dinero.

La petición de informe está orientado a conocer los detalles de las operaciones que hizo el funcionario para retirar millones de bolivianos del Banco Unión donde el mayor accionista es el Estado, es decir, donde están depositados gran parte de los recursos del pueblo boliviano.

“La Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero, la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF) y la gerencia del Banco Unión deberán comparecer a la Comisión de Plan de Planificación Financiera para que vengan a explicar este escándalo”, sostuvo el legislador.

DESFALCO

Según las investigaciones y la auditoria interna que realizó la entidad bancaria el desfalco asciende a los Bs 36.7 millones que fueron sustraídos de las bóvedas de la agencia del municipio de batallas.

Según la directora de la ASFI, Lenny Valdivia, el fraude alcanzó a la agencia de Achacachi y para ese efecto fueron vulnerados tres “mecanismos de control interno”, entre ellos las llaves de seguridad de bóveda y claves secretas de cajas de ambas agencias, arqueos en La Paz y el balance contable nacional.

VULNERACIÓN

Por su parte, el presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia, Ronald Nostas, advirtió que este hecho muestra que la entidad bancaria no implementó los protocolos de seguridad, tomando en cuenta que durante 10 meses ninguna autoridad supo de este ilícito.

“Fue un robo paulatino, donde hubo una violación a todos los protocolos internos de seguridad de la institución, incluso demuestra que no se aplicaron esas medidas y lo peor de todo es que existen otros mecanismos de fiscalización externos que también fallaron”, sostuvo el empresario.

Según Valdivia, el primer control que se vulneró fue “el control cruzado o control dual” al tener acceso a las llaves para la vulneraciones de pre-bóvenda y bóveda. Además, el principal implicado en el hecho Juan P. accedió a las claves y contraseñas secretas de tres cajeros.

El segundo control evadido fue el departamental, un control intermedio a cargo de la Jefatura de las agencias bancarias en La Paz, como en otras regionales, que consiste en la ejecución de arqueros sorpresivos cada bimestre o trimestre.

El tercer y último mecanismo de inspección está en el nivel nacional a cargo de la Jefatura Nacional de Tarjetas y un analista que tenían las responsabilidad de hacer un cuadre de la contabilidad respecto a todos los ingresos, ATM (cajeros automáticos), y salidas de dineros de la entidad.

RESPONSABILIDAD

Por último, Nostas recalcó que es necesario identificar a los responsables directos e indirectos para recuperar el dinero, incluso a nivel de las altas autoridades de la gerencia general de la entidad bancaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twitter / Bolsa_BBV