01 diciembre 2015

Presupuesto 2016 mantiene dependencia del gas natural

El proyecto de Presupuesto General del Estado (PGE-2016) no presenta cambios significativos, respecto de los ejercicios de los años anteriores, según dos economistas consultados por EL DIARIO.

El Gobierno prioriza la venta de recursos naturales, aumentar la deuda externa y un déficit fiscal alto, dice el economista Germán Molina.

El proyecto del Presupuesto aumenta la cifra de recaudación interna en alrededor de 5.8 por ciento, que sería su tope máximo, mientras la inflación se fija en 5,3 por ciento.

De su parte, Néstor Bernal indicó que la propuesta gubernamental mantiene una política expansiva de gastos, a través de la inversión pública.

PRESUPUESTO SIN CAMBIOS

El analista económico, miembro de la Academia Boliviana de Ciencias Económicas (ABCE), y docente de la Universidad Católica, Germán Molina, señala, en una evaluación del PGE 2016, que el proyecto continúa con la misma característica de los anteriores, en lo que respecta a su alta dependencia de ingresos provenientes de la exportación de un solo producto (el gas natural que se vende solamente a dos mercados: Brasil y Argentina) y minerales, que representan el 42 por ciento de participación del total de ingresos del Sector Público (SP), según los actuales precios internacionales; y en menor grado, de algunos productos no tradicionales.

DÉFICIT FISCAL

Entretanto, Bernal observa el déficit fiscal, que se consignó en 4,5 por ciento en el presupuesto de 2016, y también el endeudamiento que proyecta el Gobierno. Al analista económico le preocupa “el juego de números” que realiza el Gobierno en cuanto a la deuda con respecto al Producto Interno Bruto (PIB).

Señaló también que el PGE 2016 mantiene la dependencia de los recursos naturales, a pesar de una disminución del valor de las exportaciones, tanto tradicionales como no tradicionales.

INVERSIÓN PÚBLICA

El proyecto de Presupuesto conserva su tendencia de crecimiento en base a la inversión pública, y es por ello, advierte, un leve aumento de los recursos destinados a este fin. Según el viceministro de Presupuesto y Finanzas Públicas, Jaime Durán, el financiamiento de la inversión pública proviene de recursos internos en un poco más de 80 por ciento y 20 por ciento de fuentes externas.

Sin embargo, Bernal anota que si bien existen los recursos que señala el Gobierno, se pregunta ¿por qué endeudarse?

Según su opinión, ello demostraría que los recursos que provienen de las recaudaciones internas no son suficientes, y es por eso que se acude al financiamiento externo.

SECTORES A INVERTIRSE

A su llegada de China, el vicepresidente, Álvaro García Linera, explicó que el financiamiento externo se destinará a infraestructura, recursos naturales y a la inversión productiva. En criterio de Bernal, esa explicación no tiene lógica.

“Lo cierto es que la deuda se incrementa, y en algún momento habrá que pagar, y la cifra podría aumentar más si se concreta el anuncio de requerir un préstamo chino (aparte de los 7.500 millones anunciados tanto por el Vicepresidente como las autoridades económicas), de colocar bonos internos por 1.000 millones de dólares.

TRIBUTACIÓN

Mientras tanto, Molina, en parte de sus conclusiones del análisis del PGE 2016, sostiene que los ingresos tributarios aumentan levemente, porque suponen una mayor actividad económica y eficiencia administrativa que llegó –en su opinión– al límite. Sin embargo, actividades importantes están exentas del pago de impuestos, como las cooperativas mineras, zonas francas y la producción de coca, advierte Molina.

A pesar de la caída de los ingresos, mayor en 0,7 puntos porcentuales del producto (PIB), y la declinación de los gastos, se mantiene la política expansiva que origina, entre otras implicaciones, la reducción del espacio fiscal que se disponía anteriormente, además que se financian gastos recurrentes e inflexibles a la baja, programas sociales y transferencias condicionadas y no condicionadas, agregó Molina.

SHOCK EXTERNO

Según Molina, el proyecto PGE 2016 enfrenta un shock externo desfavorable por los ingresos provenientes de los hidrocarburos, minerales y productos no tradicionales, hecho que registra, a su vez, una caída de los ingresos fiscales y origina un mayor déficit fiscal programado. Por otra parte, menciona una cifra de $us 2.000 millones de inversión a realizar por empresas en las cuales el Estado tiene una mayoría accionaria.

Sin embargo, puntualiza que esa suma, al no estar inscrita en el presupuesto y no se conocerse su detalle, dificulta el análisis de sus efectos económicos que pueda tener.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twitter / Bolsa_BBV