12 julio 2015

La inversión y el financiamiento bursátil

La fuente más conocida de financiamiento para las empresas son los bancos, que realizan préstamos de dinero bajo sus condiciones en tasas, montos, plazos y garantías. También los bancos son la fuente más conocida para depositar nuestro dinero en cajas de ahorro, cuentas corrientes y depósitos a plazo fijo.
La tasa que el banco "cobra” por un préstamo se llama "tasa activa” (alrededor del 6% anual para créditos en bolivianos al sector empresarial) y la tasa que el banco "paga” por los depósitos de nuestros ahorros se llama "tasa pasiva” (alrededor del 1% anual), la diferencia entre la tasa activa y pasiva (5%) es el spread que los bancos ganan por dar y recibir dinero. Por otra parte, dentro del sistema financiero tenemos al mercado de valores, a través del cual también las empresas pueden financiarse y mantener sus ahorros, con la diferencia de que no existe un spread y la intermediación del dinero se realiza directamente entre emisores (empresas) e inversionistas (ahorristas). ¿Cuáles son las características de este mercado?
Financiamiento a través del mercado de valores
Mediante el mercado de valores se puede tener acceso a un financiamiento estructurado de acuerdo a condiciones de cada empresa. Las empresas pueden obtener condiciones competitivas en relación con tasas de rendimiento, plazos y garantías. Estas condiciones se adecúan al flujo financiero de la empresa que desea financiar sus operaciones, permitiendo diversificar las estructuras de endeudamiento y combinando el tradicional financiamiento bancario con el bursátil.
Asimismo, se puede acceder a montos importantes y a mayores plazos de financiamiento. Esto se debe, entre otras razones, a la demanda de valores de inversionistas institucionales (SAFI, AFP y Compañías de Seguros), que administran más de 12.000 millones de dólares y tienen como función principal de invertir estos recursos en valores emitidos por empresas y el sector público. Estos inversionistas mantienen sus recursos administrados a largo plazo; por tanto, están en la capacidad de invertir en valores a plazos mayores.
A través del mercado de valores no se exigen garantías reales. Los valores que se venden tienen una garantía "quirografaria”, esto quiere decir que la empresa que está vendiendo los valores se compromete a pagar a los inversionistas con todo su patrimonio presente y futuro.
También se mejora la imagen ante clientes, proveedores y otros. Al ingresar a Bolsa, las empresas proyectan una imagen de transparencia hacia sus diferentes grupos de interés. Cuando una empresa opta por vender valores, se compromete a someterse a condiciones de información severas; en razón a que el mercado exige conocer la situación económica y financiera de la empresa emisora y así adoptar decisiones correctas de inversión.
Inversión a través del mercado de valores
Si uno invierte en el mercado de valores puede conocer el destino de los ahorros. En el mercado de valores el inversionista decide dónde invertir su dinero bajo su responsabilidad y riesgo, después de haber revisado la información disponible, haber realizado su análisis y consultado a especialistas sobre la decisión de inversión.
Otra de las ventajas es que se logran mayores rentabilidades. Esto se asocia al riesgo que se asume al invertir en un valor, ya que a mayor riesgo en la inversión, mayor rentabilidad obtendrá el inversionista por aceptar este riesgo adicional. El inversionista tiene una herramienta importante para la toma de decisiones en la Calificación de Riesgo, que es una opinión independiente respecto a la capacidad de pago del emisor.
En el mercado de valores los inversores pueden contar con más información. Aquél tiene sus cimientos en la información disponible sobre los diferentes valores y las empresas que los venden. En primera instancia, se tiene un documento elaborado por las Agencias de Bolsa con la información que necesita una empresa o personas para invertir en un valor.
Cuando la empresa está autorizada para ofrecer sus valores al mercado debe enviar periódicamente a la Bolsa y a la ASFI su información financiera y debe informar inmediatamente sobre cualquier hecho que afecte a los valores ofrecidos. La Bolsa y la ASFI publican esta información a diario en sus páginas web.

Otro beneficio es la liquidez en las inversiones, una condición necesaria para un adecuado funcionamiento del mercado de valores, que se refiere a la facilidad de comprar o vender un valor en un mercado bursátil. La Bolsa ofrece liquidez a los valores ofrecidos por las diferentes empresas emisoras, ya que en ella los inversionistas pueden comprar y/o vender valores cuando ellos lo deseen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twitter / Bolsa_BBV